A 64 AÑOS DEL PLEBISCITO DE LA DICTADURA PEREJIMENISTA AGÓNICA, QUE PARIÓ AL 23 DE ENERO Y LA DEMOCRACIA.

Opinión 07 de enero de 2022 Por ELEISI ESPINA ALMARZA

También relataremos el importante rol de Acción Democrática en el exilio, antes, para el plebiscito y posterior a ello.

23 de enero


Desde que Pérez Jiménez informó al Congreso sobre el plebiscito, el 4 de noviembre, se desencadenaron múltiples protestas en la ciudad capital, declarándose en huelga y estado de protesta los cuerpos estudiantiles universitarios. Las protestas fueron desde el 17 de noviembre hasta el 21 del mismo mes, cuando la Seguridad Nacional tomó la Universidad Central y reprimió a los estudiantes. Por eso se conmemora en Venezuela el Día del Estudiante el 21 de noviembre.


A pesar del agitado clima y el rechazo general al plebiscito, Marcos Pérez Jiménez fue confirmado el 20 de diciembre de 1957 como presidente. El ataque a la medida no sería en vano: los hechos planteados por el proceso electoral aumentaron el descontento nacional hacia el gobierno, Pérez Jiménez no podía reelegirse de acuerdo con la Constitución de 1953 y ante ésta circunstancia se ve obligado a acudir a la treta del plebiscito, en contra de las leyes, en contra de lo establecido en la Constitución.


Inusitadamente, la sociedad civil en su conjunto despierta de la modorra en la que se encontraba sucumbida y así se genera una marea democrática cuya corriente se torna irreversible.


Una suerte de compendio en el que se publican los documentos más importantes de todos aquellos factores que condujeron al 23 de enero de 1958. Así, pueden encontrarse los manifiestos de la Junta Patriótica junto con los escritos de Luis Herrera Campíns y Rómulo Gallegos desde el exilio. Los comunicados de los principales gremios profesionales (colegio de médicos, colegio de abogados, manifiesto de los intelectuales, de las mujeres de Venezuela) y la carta pastoral de monseñor Arias Blanco terminan de preparar un título de fácil lectura e invalorable documentación histórica, terminando en los eventos del 23 de Enero de 1958, que sacaron a Pérez Jiménez de la silla presidencial y del país, a bordo de la histórica Vaca Sagrada.


PARTICIPACIÓN EFECTIVA DE ACCIÓN DEMOCRÁTICA EXILIO DE CARA AL PLEBISCITO


A comienzos de 1957 el tema que permeaba la opinión pública en Venezuela era la sucesión del Presidente de la República. En éste sentido el Comite Coordinador del partido en el exilio cumplió una labor de conductor político y de difusión de propaganda. Luis Augusto Dubuc, quien dirigía el CC en esa época, en conversaciones con otros dirigentes, determinaron que la mejor salida a la situación venezolana era la política electoral, ya que se dieron cuenta que debido a los problemas internos del régimen, sus aspiraciones continuistas no tenían todo el apoyo de la Fuerza Armada Nacional. Betancourt expresa el problema interno del gobierno militar de ésta manera: 


“Es verídica la versión recibida por varias vías de que han sido grupos de militares los que han obstaculizado el plan inicial de Vallenilla, de apelar al truco de la prórroga del mandato por el dócil Congreso ad hoc”. 


El Comité Coordinador el último año de exilio se dedicó básicamente a seguir con su tarea de denuncia a la dictadura, adoctrinamiento y comunicación tanto con el CEN, como con otros factores democráticos que buscaban ya una salida política a la dictadura venezolana. 


Así las cosas, se realiza el plebiscito con toda la presión y abuso extremo de autoridad de la estructura del estado, ganando el si de la dictadura de Pérez Jiménez.


Sin embargo, la caída del régimen era inminente. Ya a finales de diciembre los militares empezaron a conspirar contra el gobierno, haciéndose evidente el 31 de diciembre cuando Pérez Jiménez hizo arrestar a un grupo de militares conspiradores. En éste sentido, se observa como el gobierno intenta retroceder hacia formas más personalistas como las vividas durante la época de Juan Vicente Gómez, resultando ésto en el fracaso, en la implementación a largo plazo de un régimen militar de corte corporativista. 


En cuanto al partido en el exilio, éste se encontraba preparado para actuar en caso de alguna acción violenta. Así lo expresa Betancourt en Memorándum al CC el 17 de diciembre de 1957, en el cual manda a todos los dirigentes a tener todo listo para viajar hacia Venezuela si hay un brote de violencia, a la vez que afirma la necesidad que el Comité Coordinador asumiera la dirección del partido al llegar al país. De igual forma, se debía continuar con la campaña propagandística contra el régimen: 


“En los próximos días debe continuarse al rojo vivo la campaña radial y de volantes, con la consigna de derrocamiento del régimen y señalando sólo 3 obstáculos para la solución de crisis nacional: Perez Jiménez, Vallenilla y Estrada”.


Finalmente se destaca que Acción Democrática durante todos los años de la resistencia, trabajó por tener un partido organizado a partir de las bases, con una estructura vertical y una dirección centralizada que pudiera tomar decisiones rápidas y efectivas capaces de ser cumplidas por toda la militancia; lográndose instaurar un esquema de trabajo celular, en el que toda persona tuviera responsabilidades dentro del partido, evitando la inactividad; destacándose el hecho que la estructura interna y la organización de un movimiento político es la base para que éste pueda funcionar y responder a las demandas de sus militantes.


Desde el Movimiento Sindical Zuliano de esa legítima ACCIÓN DEMOCRÁTICA que tanto luchó y triunfó con tanto sacrificio y esfuerzo para vencer y derrotar con coraje y valentía las dictaduras que han oprimido al pueblo y han dejado tan negros ejemplos para el País, aquí les dejamos ésta rica historia que se hizo posible.

-

ELEISI ESPINA ALMARZA
Secretario Sindical Seccional AD Zulia, y su Buró

Temas Relacionados