Catania

La desfachatez intelectual de: ¡Daniel Lara Farías, ante la política! 

Opinión 26 de enero de 2022 Por Edgar Perdomo Arzola
Edgar Perdomo Arzola
Edgar Perdomo Arzola

Auditórium

“La oposición cuida siempre de pedir lo que está segura de no obtener, porque si lo obtuviese dejaría de ser oposición”. Fin de la cita. Alphonse Karr.

La mediocridad  intelectual está muy extendida en nuestra esfera pública-política. Muchos de los youtuber’s venezolanos de mayor prestigio, y visibilidad, casi siempre periodistas, o de profesionales de diversas disciplinas, y hombres de letras, se caracterizan por participar en el alicaído debate político con ideas superficiales, y frívolas, expuestas en un tono tajante y prepotente como el ya cansón de Daniel Lara Farías, y el de un tal “Wender Enrique sin limites” desde la ex-Alemania Oriental, y España respectivamente. La desfachatez intelectual la sostienen sobre una impunidad generalizada en contra de chavistas, opositores, independientes, comunistas, liberales, y todo el que se les atraviese en su escatológico lenguaje, que nace de la ausencia de una crítica explícita a las opiniones de las principales figuras políticas de, nuestra clase intelectual. En estos programas de *YOUTUBE* se presentan abundantes ejemplos de opiniones mal planteadas, sin atención a los hechos ni a las reglas básicas de la argumentación, en temas diversos como la diáspora, el totalitarismo,  y la crisis económica. Existen intelectuales como Norbey Marín, Patricia Poleo, Napoleón Bravo, Maibort Petit, que son los de mayor fama, pero por los errores de los dos personajillos arriba mencionados, no están saliendo bien parados en sus diarios análisis y entrevistas. Estos dos intelectuales papanatas que pontifican sobre cualquier asunto, y que supuestamente apuestan por una esfera pública más plural, y menos personalista, se contradicen cuando aplican filtros más ineficaces que disminuyen el nivel de nuestro debate político.

La desfachatez intelectual de las personalidades arriba nombradas. Si eso es pedirle demasiado a sincerar sus métodos de análisis ya que no pegan una,  por mucho que Jaime Bayly se las gaste peor con los suyos, pues es más difícil: La desfachatez del filósofo 777. O también: las medias verdades extorsivas de Miguel, ese nido de farsantes. O también… No parece casualidad que a esos políticos silvestres del internet, son los que más les estarán pitando los oídos desde el encumbramiento como presidente, hace pocos meses, de ese llanero solitario con sombrero en el Perú.

Hay que hacer un estupendo análisis psiquiátrico, claro, preciso, y sencillo sobre este tipo de anormales políticos que tienen copados los púlpitos en la prensa de internet, y controlan el debate público solo en base a sus criterios, en algunos casos, con una literatura confusa. Igual de indocumentados políticos, que cualquier paisano en un bar de carretera.

No es que los programas sean del todo malos, pero como no tienen militancia partidista, predomina la desfachatez intelectual: la impunidad con la que opinan muchos de esos ayatolás de la intelectualidad política venezolana en el exilio... Y digo "exilio venezolano" porque ahí es donde patinan claramente las opiniones en YouTube: por la falta de imparcialidad, y de claridad. 

Partiendo de que comparto completamente la idea central de algunos de esos contenidos, hay momentos que los autores patinan demasiado al no comparar con los casos positivos, de la intelectualidad política de la izquierda, centro, y derecha  venezolana, que batallan aguas adentro sin huir. Hay muchos de ellos como el Gay, Daniel Lara Farías que exhibe su bandera de la comunidad LGBTI en su perfil del Twitter, ya que sus opiniones, y monólogos son casi todos con la saña personal, pero muchas de sus críticas carecen de argumentación. 

La prensa de opinión digital en el exilio se está escribiendo,  leyendo, y hablando muy a la ligera. En ella abundan los “juicios falsarios y prostibularios, apodícticos, y temerarios sobre temas complejos”  donde  escasean  los “argumentos y datos”. Ello se debe en parte a la excesiva presencia de opinadores en debates no literarios ni lingüísticos, pero también al apresuramiento de estos políticos de internet,  al proponer remedios a problemas cuyas causas, en realidad, son multifactoriales. 

Los alegatos en contra de estos todólogos que tanto abundan en youtube,  y la pobreza intelectual de muchas de sus opiniones. No es que le falte razón en las críticas que vierten, pero muchos de esos contenidos ganarían en credibilidad abriendo un poco el abanico.

Venezuela tiene muchos todólogos regados por el mundo, figuras eminentes en los campos de la filosofía, y la literatura que, si bien son grandes en sus campos, resultan ofrecer a veces opiniones, y ensayos demasiado simplistas sobre temas de la actualidad venezolana sobre: política, economía, sociedad... No hay tema que se salve de los análisis rotundos de nuestros opinadores profesionales regados por el mundo.

De acuerdo en todo esto. Hay un exceso de opinadismo en esos medios, y una nómina de analistas famosos que pontifican sin tener la menor idea de lo que están diciendo. He escuchado muchos comentarios de estos tipos: ‘Eso también lo pensaba yo’. Así que tenemos a unas lumbreras repartiendo opinión incontestable pero una gran masa de gente que piensa que son unos papanatas sin criterio. Siempre es Interesante. Una crítica necesaria, y bien articulada. Excelente y valiente.

Estoy de acuerdo en decir las cosas claras, té gusten o no. Con nombres y apellidos.

Por esta critica se que sin duda, de ser una aportación valiosa, muchos me caerán a coñazos. Dentro del panorama intelectual venezolano en el exilio hay más de un adicto al papel del Profeta Isaías: " Yo soy la voz que clama en el desierto, enderezar el camino del Señor". Papel sumamente gratificante pues quien lo ejerce rara vez habrá de verse en el enojoso de ser ellos quien ha de poner manos a la obra.

Es valido sin duda como llamada a un mayor rigor intelectual en el mundo de nuestras opiniones. Lo que no es de recibo, es que sigan campando por sus respetos.

Con ejemplos prácticos vemos como algunos opinadores venezolanos de la diáspora,  y figurones opinan sobre temas que desconocen sin reparos, con soporte empírico, sin conocer los datos. Donde abunda el "opinionismo arbitrario" llevado a cabo por la figura de los "machos, y hembras discursivas". Se enfoca bastante en el caso especial de los filósofos de tascas, que a menudo opinan, y dicen barbaridades, y que son los mimados de youtube. 

Esta es una visión interesante sobre la excesiva presencia, en los medios de comunicación internacionales, de editorialistas, y tertulianos, que basando su autoridad en su prestigio como literatos o intelectuales, opinan sobre cualquier tema de Venezuela, independientemente de su dominio de la disciplina correspondiente. En el mejor de los casos, sin los conocimientos o el rigor científico que requeriría el tema, y en el peor, desde la prepotencia que supuestamente les permite su estatus en otros disciplinas. 

Sobre esta desfachatez intelectual, es muy necesario hacer un llamado a la cordura frente a la visceralidad, soberbia, y sinrazón de los opinadores venezolanos en el exilio. La crítica tiene que ser bien argumentada, y bien expuesta pero imparcial. Apuntar bien pero no dar en el blanco,  no se llega al origen del problema venezolano,  que es por, no existir una intelectualidad independiente en el exilio, y desde cuándo se agravó más  esto, en mi opinión desde la llegada de Juan Guaidò.

[email protected] 

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas