Catania

Espió a su marido y esto fue lo que descubrió

Ciencia/Tecnología 15 de febrero de 2022 Por Redacción Alfayaracuy
Camara sensor
Una de las 1200 unidades de vigilancia digital en Itami, Japón

Perderse resulta cada vez más difícil, incluso a propósito. La tecnología hoy nos tiene conectados, accesibles, localizables todo el tiempo.


Hace unos días reportábamos sobre una iniciativa en Itami, Japón, que utiliza sensores en las calles para ubicar a ancianos que sufren demencia y tienden a perderse. Los defensores de esta infraestructura dicen que es un modo de brindar seguridad a los familiares al mismo tiempo que las personas de la tercera edad conservan algo de su autonomía.

Sin embargo, esa misma tecnología, que se compra y se vende con más facilidad de la que se regula y restringe, erosiona nuestra privacidad cada vez más.

 
Una de las 1200 unidades de vigilancia digital en Itami, JapónHiroko Masuike/The New York Times
Sin embargo, esa misma tecnología, que se compra y se vende con más facilidad de la que se regula y restringe, erosiona nuestra privacidad cada vez más.

 
 
Para comprender las implicaciones de los rastreadores de ubicación en la vida real, la reportera experta en tecnología Kashmir Hill hizo un experimento: plantó en la ropa y el coche de su marido un puñado de dispositivos de varias marcas. Y luego esperó a que él saliera.


Kashmir escribió: “Parezco la peor esposa del mundo, así que voy a explicar por qué lo hice”. Y luego añadió: “Durante más de una década, he investigado temas de privacidad y descubrí que la mejor manera de explicar las implicaciones distópicas de las nuevas tecnologías es sumergirme en ellas, como un conejillo de Indias”.


El reportaje, en el que también participó un fotógrafo que siguió al marido de Kashmir en tiempo real gracias a los rastreadores, pinta un escenario muy preocupante respecto a la seguridad: es posible y muy barato monitorear con muchísima precisión todos los movimientos de una persona sin que esta se entere. Como estos aparatos ahora son tan accesibles, vale la pena leerlo atentamente.

Redacción Alfayaracuy

Perdónate y regálate otra oportunidad

Una oportunidad de ser feliz
Una oportunidad de soñar
Una oportunidad de volar

Porque si no te la das tú
nadie lo hará.

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas