Catania

Edgar Perdomo:  La política venezolana: ¿El arte del engaño?

Opinión 04 de marzo de 2022 Por Edgar Perdomo Arzola

Auditórium

[email protected]

Edgar-FE 

“Los hombres son ingratos, frívolos, mentirosos, cobardes y codiciosos; mientras uno los trate bien lo apoyan... pero cuando uno está en peligro se vuelven contra él”. Nicolás Maquiavelo.


 Basta recordar dos frases muy lapidarias  de Nicolás Maquiavelo, las cuales serían lo suficiente para resumir, lo que pasa en este país con la debacle económica, y seguirá pasando, por lo que a diario vemos por el despelote, en la Venezuela politiquera. La primera permite entender el cinismo con el que, muchos gobernantes, funcionarios, y militantes de la “revolución, y la oposición, sin formación política alguna, mantienen afirmaciones maquilladas contrarias a la realidad que vive nuestra patria: “Hoy la política venezolana es el arte de engañar, y mentir”. Lo contrario, a lo que en política, se conocía como: “el arte de lo posible” 

Solo dos ejemplos. Es claro que eso de los “cambios radicales, y ahora si estamos trabajando”, frase ahora muy usada para describir unas administraciones supuestamente libres de corrupción, donde todo es mentira. Antes de la aparición de los alacranes, circulaban rumores sobre corrupción. Sí existían denuncias, pero los que las hacían eran  perseguidos ferozmente por los fiscales, de la ex fiscal hoy en España, hoy existen amigos, comerciantes extranjeros,  parientes, y enchufados. 

Engañan cuando sostienen que sus credenciales de honestidad, y transparencia provienen de las auditorías celestiales de la política, la fiscalización política del funcionariado, y la inacción de la controlaría social dejan mucho que desear.

A medida que se develan nuevos escándalos, constatamos que la corrupción tiene una dimensión que ni siquiera podíamos imaginar. Siempre quedará la duda del porqué del silencio, y pasividad de los militantes honestos del psuv, cuando ven a sus compañeros, los nuevos ricos, con sus mansiones, autos de alta gama, veleros, y viajes de lujo, imposibles de pagar con sueldos de burócratas. Todo sucede bajo las narices de un inmenso aparato de control, y espionaje preocupado en seguir a mucha gente honesta, cuya única falta es no pensar igual, y defender sus convicciones.

Otro ejemplo del engaño, el proyecto de creación de unos emprendimientos criollos, y que para salir de la pobreza: hacer tortas, empanadas, churros, cagaleras, chorizos, y morcillas etc. Se usan millones de dólares para equipar los hospitales,  y los mismos siguen sin insumos, y las escuelas con los chasis pelaos. Las universidades casi sin aulas, y sin presupuestos. Empresas publicas  con mucho personal, sin inversiones, y proyectos. Es claro que los responsables de la mentira -siguen sin rendir cuentas- únicamente les preocupa aparentar éxito e importancia  publica en las redes sociales.

Esto me lleva a descifrar la otra frase de Maquiavelo: “Todos ven lo que tú aparentas; pero pocos advierten lo que en realidad eres”, todo esto nos permite explicar el porqué de las máscaras carnavalescas  de ciertos revolucionarios mesiánicos, y antiimperialistas muy trillada durante estos últimos años, unas máscaras que ocultan a muchos ñangaras resentidos, y a negociantes inescrupulosos. Estas  máscaras se están cayendo completamente ahora que proliferan los medios de información digitales, y las redes sociales, como  aparatos de comunicaciones populares, que aniquilan los sistemas de persecución, miedo, y silenciamiento que tenían montado, hoy existen muchos presos por la operación “manos de hierro”, ojalá no la conviertan en una “mano de seda”.

Muchos engreídos que desprecian al talento,  todavía sigue apostándole a las apariencias. Con otras institucionalidades,  sus situaciones legales  serían muy distintas, en Venezuela parece que vivimos aún bajo la lógica del engaño. ¿Cuánto tiempo más durará todo esto? ¿Cuánto tiempo más le tomará al presidente Maduro pasar de la palabra a la acción? ¿Seguiremos esperando un cambio más allá de las formas? Amanecerá y veremos.

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas