Catania

Ministra Gabriela Jiménez: seguiremos en resistencia con el pueblo y con una ciencia al servicio de Venezuela

Ciencia/Tecnología 10 de marzo de 2022 Por Karina Depablos
Hoy, el 50 % de los infocentros del país no están operativos porque estaban interconectados al satélite Simón Bolívar y perdieron la capacidad de prestar el servicio gratuito. A pesar de eso, batimos el récord de formar 2 millones 500 mil personas en materia de tecnologías de información

Ciencia y Tecnología
Prensa Mincyt/Karina Depablos.- El pasado miércoles, la ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, aseguró que el pueblo venezolano es un ejemplo de resistencia y de vanguardia que aprovechó las dificultades para innovar y construir bienestar común.

Al cumplirse siete años de la firma del decreto de Barack Obama, en el que declara a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria, Jiménez-Ramírez explicó que los efectos de esta agresión imperial han alcanzado todos los niveles del sector científico-tecnológico nacional, además, ha traído como consecuencia graves fallas de operatividad y conexión en las telecomunicaciones.

“El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) al igual que las universidades consta de una serie de  laboratorios tecnológicos, es parte del parque científico tecnológico del país. Esos laboratorios tienen microscopios electrónicos que operan con un filamento especial, hoy, esos microscopios no están operativos porque la empresa transnacional se niega a entregar los filamentos. Este hecho no nos permite la investigación científica nacional, ni la formación de talento humano. Estos microscopios se utilizan para estudiar las fibras de los músculos e inclusive pueden servir para ver cómo el virus SARS-CoV-2 infecta una célula humana”, detalló.

Desde la Tribuna Antiimperialista instalada en el Teatro Junín de Caracas, la ministra reiteró que la comunidad científica nacional reclama, en el ejercicio de sus derechos, la entrega de estos filamentos que le pertenecen a la nación.

 

“Es un acto de justicia por la educación y la investigación nacional. Hoy, el 50 % de los infocentros del país no están operativos porque estaban interconectados al satélite Simón Bolívar y perdieron la capacidad de prestar el servicio gratuito. A pesar de eso, batimos el récord de formar 2 millones 500 mil personas en materia de tecnologías de información”, subrayó.

De acuerdo con la titular de la cartera científica, igualmente, Industrias Canaima se ha visto seriamente afectada por las medidas coercitivas unilaterales que violan el derecho a la educación en Venezuela, puesto que la empresa ubicada en Portugal se niega a entregar los insumos y las tabletas para los 8 millones de niños, niñas y estudiantes que forman parte del sistema educativo nacional.

“Eso es terrorismo, eso es barbarie, eso es injusticia y quedarnos callados es completamente  injusto. Todos nuestros niños y niñas tienen derecho a la mejor educación posible, en paz y en bienestar común, construyendo comunidades de vida y no comunidades de odio. El Proyecto Canaima Educativo nació como una política del comandante Chávez para construir el nuevo sistema educativo bolivariano, para romper con las cadenas del sistema educativo patriarcal y colonial y para construir desde nuestros saberes, nuestra identidad, nuestra cosmovisión, nuestra historia, y nuestros propios contenidos educativos”, expresó.

Para la ministra, estos siete años de ataques, agresiones y medidas coercitivas unilaterales lo que han hecho es brotar la naturaleza y el espíritu de los venezolanos y las venezolanas, hombres y mujeres de paz, pero profundamente comprometidos con el valor de la patria, la identidad y la historia.

“Todos los pueblos tienen derecho a construir sus espacios de crecimiento, a decidir su propio progreso, a definir y determinar sus políticas educativas y de salud; cualquier acción injerencista que atente contra la autonomía de los pueblos y su autodeterminación, atenta contra su soberanía. No negociamos nuestra paz, nos mantenemos de pie porque es un acto de gallardía ser trabajador de la ciencia en Venezuela, es un acto de gallardía ser personal de la salud pública en medio de la pandemia, es un acto de gallardía ser una cocinera de la patria, es un acto de gallardía ser una maestra, es un acto de gallardía vivir en  Venezuela y seguir resistiendo”, puntualizó.

 


Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas