Catania

Osiris Martínez: El Negocio de la Chatarra Canibaliza a PDVSA

Economía 20 de marzo de 2022 Por Osiris Martínez Leal
Hecha la radiografía se observa que en varios estados del país y en las plataformas del Lago de Maracaibo se evidencia el desmantelamiento del 35 % de una infraestructura, que otrora, fue la más productiva y pujante del sector petrolero.

El Negocio de la chatarra

Pdvsa urgida de flujo de caja, está recibiendo apenas $ 50,00 la tonelada, por taladros operativos que cuestan más de dos millones de dólares, en el negocio de la Chatarra que junto a la gasolina, son como pulmones financieros para generar activos. A lo que se suma la venta de balancines, tuberías, aluminio y material ferroso, a tal punto de llegar a convertirse en un saqueo que ha llevado a canibalizar el proceso, con el consecuente desplume y desplome de nuestra principal industria, denuncian expertos petroleros.


Para tener una idea de lo inmenso del negocio, en Pdvsa hay entre 8 y 10 millones de toneladas métricas de chatarra, que a los precios actuales de 230 dólares por tonelada, totalizan dos mil trescientos millones de dólares americanos, insinuó un experto petrolero que pidió el anonimato.


La devastación en la Costa Oriental y en las plataformas del lago de Maracaibo, supera el 35 % de los campos petroleros; incluso, por no almacenar el crudo, a los patios de tanque los están desarmando y al principio se llevaban lo que estaba clasificado como chatarra, y ahora también son herramientas, láminas de tanques, y todo lo que sirva para la venta.


“Todo este desastre se inició en el 2009 cuando se expropiaron las empresas de servicio en la Costa Oriental del Lago por instrucciones de Rafael Ramírez”, aseguró categórico. Apuntó además, que hay mucha gente con buenas intenciones: empresarios, políticos y comunidad, en reactivar y apoyar a la nueva Pdvsa. Pero este negocio lo tienen los que se benefician de la total destrucción de la industria. La carta aval para la comercialización y control absoluto para exportar, lo tiene la Corporación Ecosocialista Ezequiel Zamora (Corpoez), que según afirman, ha sido capaz de competir de forma eficiente en el campo minado de las sanciones, con la potestad, además, de colocar el precio final. Tanto, que se queda con el equivalente de 160-190$ por cada tonelada métrica, que incluye el pago del 10 $ t/m a los intermediarios y Pdvsa recibe entre 40-50$ por t/m. La FANB a través de las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI), custodian los traslados para extraer estos materiales y equipos, por lo que habría que definir en realidad cuales son las ganancias para el Estado. El Ejecutivo Nacional el 24 de febrero del 2021 le dio otra vuelta a la tuerca con la emisión del Decreto Nº 4.445, que declara de carácter estratégico para el desarrollo de la economía nacional los desechos o residuos metálicos, ferrosos, de aluminio, cobre, hierro, bronce, acero, níquel u otro tipo de material. 

PONER LA LUPA


Pdvsa y Corpoez ya son pareja de hecho y derecho, entre tanto, hay denuncias de abuso en el porcentaje de las tarifas para quienes necesitan vender un producto comprado a la estatal petrolera. Toda una trama para vulnerar la ley, cobrando altas comisiones en dólares llegando una parte al Estado y la otra iría a los bolsillos de altos funcionarios y militares, aseguró un economista experto en aduanas.


A las denuncias de éste ilícito que califican de gran magnitud, se suma el hecho grave del desmantelamiento en Anzoátegui, Monagas y Bolívar, de instalaciones abandonadas por falta de producción, donde la gente “picó de todo”, incluyendo plantas, tuberías, motores de bombas, cables, que estaban en desuso, pero no desincorporados. Un material útil que se vendió libremente como chatarra, dijo una fuente conocedora de este caso.


“Muchas fincas de particulares en Monagas están cruzadas por tuberías de la industria petrolera, que tenían tiempo sin uso, de las cuales “picaron” chatarra liviana de acero y hierro, al igual que maquinarias en abandono y guayas de tendido eléctrico, casos que han llegado a la Fiscalía, pero hay muchos intereses de por medio”, aseguró una fuente confiable. La “fiebre” de la chatarra también arrasó lo que quedaba en la Refinería de San Lorenzo, municipio Baralt, Zulia que se encuentra en ruinas y desmantelada “por una cadena de complicidad, policial, militar y civil”, que está detrás de este negocio, denunció a través de su cuenta twitter, el diputado Julio Montoya. Y en Yaracuy se regula mediante decreto de fecha 31 de enero de 2022, la recolección de chatarra y se prohíbe la compra de residuos sólidos, u otro tipo de material de carácter estratégico vital para el desarrollo sostenido de la industria regional.


Mientras, el Ejecutivo Nacional que se reserva la compra de desechos sólidos de chatarra ferrosa, estableció un convenio administrativo con la Gobernación de Falcón, la que a su vez creó una empresa encargada de las actividades de generación, recolección, distribución, acopio, transformación y comercialización de los materiales estratégicos. En los patios de la meseta de la Zona Franca de Paraguaná se almacena este material, apuntó un comerciante chatarrero de la zona, que es vendido a una empresa de Puerto Cabello. Las primeras alertas las dieron hace tres años los propios trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), quienes afirmaron que la chatarra sirvió como una cortina de humo perfecta que arrasó con toneladas de equipos en buen estado que se exportaron a Turquía. Los principales compradores son China, otros países asiáticos, India y Turquía. Las negociaciones se concretan a través de Empresas Fronting, firmas de maletín internacional, al igual como ocurre con las transacciones de crudo, derivados y Coque. Se recordó que antes de 2.017, Pdvsa llegó a ofrecer la chatarra y el crudo como parte de pago a las empresas acreedoras, para así reducir una deuda en una adjudicación direccionada, de manera que los acreedores se cobraran la deuda parcial o totalmente.

LA FIEBRE DE “PICAR” 


El negocio de la chatarra comenzó a tener auge en el Oriente del país desde el 2018, cuando Ferrominera del Orinoco, una de las industrias básicas en Puerto Ordaz, otorga unos contratos para corte de infraestructuras, instalaciones de maquinaria y vehículos en desuso. Luego, esta actividad se extendió como una bala a las áreas petroleras, que está centrada en Monagas y Anzoátegui y la exportación se realiza desde el Puerto Internacional de Guanta. Los precios han ido subiendo, y ahora la cancelan en $140/$ 190 la tonelada ya cargada, y la explotación del negocio está en manos de empresas que operan en Puerto La Cruz y Guanta. En cualquier ciudad del país se observa en las calles a gente en bicicletas de reparto, que las acondicionan con una cesta y circulan por las vías, y lo que observan como material ferroso lo echan en la cesta y lo van almacenando en sus casas, creándose así, una cadena de intermediarios hasta cuando llegan a patios de mayor capacidad. Un grupo de empresarios plantea que hace falta establecer normas legales y claras, para que el negocio no se convierta en un boomerang de dificultades. Por otra parte, un comerciante chatarrero dijo: “Cuando te quieren sacar del negocio, te quiten una o dos gandolas, ponen presos a los chóferes y a los dueños de la chatarra, y sale bastante oneroso”. 


PAPEL VERDE


En las instalaciones petroleras hay mucho material en estado de abandono por la falta de mantenimiento, lo que ha originado más chatarra, no solo en buques de gran calado, barcos, lanchas, remolcadores, gabarras sino también toneladas en tuberías para poliductos y de producción, y válvulas; También se comenta que trabaja en base a: “No importa saber cuánto hay, sino cuánto me gano. “Cuánto me queda en papel verde”, enfatizó. En el camino de esas negociaciones algunos gerentes de parte y parte (comprador-vendedor) toman algunos puntos en dólares en comisiones. Puntualizan que de la parte Naval se vende como pan caliente el casco, la plataforma y en la parte interna motores, turbinas, bombas, tubería interna, planchas base del área de motores y bombas, básicamente las tuberías de gasoductos, oleoductos o poliductos y las válvulas de cualquier superior a 4 pulgadas. Hay casos de algunos trabajadores que se “rebuscan” facilitando las operaciones de vandalismo, y también se dan casos en gerentes, supervisores, obreros y personal de seguridad, confirmó un funcionario policial. Para refrescar la memoria la gente en Punto Fijo recuerda que “Hace dos años las autoridades de Aruba detuvieron una embarcación con toneladas de chatarra y 5 mil kilos drogas que salió del Puerto de Guaranao”.


BAJA PRODUCCIÓN


Antes de la invasión a Ucrania los precios del petróleo estaban aumentando y siguen en alza por este conflicto. Los 800 mil barriles que está produciendo Venezuela, según el informe de la OPEP, no son suficientes, tomando en cuenta que el consumo interno es de 500 mil barriles diarios, y de los otros 300 mil se desconoce su paradero, por lo que no hay ganancias. 


CHIVOS EXPIATORIOS 


Las personas detenidas transportando tuberías o cualquier tipo de chatarra, cuentan con la permisología exigida por todas las instancias, tanto de PDVSA como de Corpoez. “Sólo los detienen para extorsionar o para utilizarlos como chivos expiatorios”; porque los dueños de las gandolas y la maquinaria primero verifican que el “papeleo” está legal. Así lo ratifican dueños de este tipo de transporte y de maquinaria para no pasar por esos momentos, que aun así, sigue pasando, entre la retención preventiva y los tribunales, aseguró una fuente bien enterada.


Los trabajadores petroleros estamos afectados por las acciones penales que están abiertas sin restricciones; solicitamos a la Fiscalía General de la República, que en los últimos meses viene actuando bajo la presión de la Corte Penal Internacional (CPI), para que sigan las huellas de la corrupción, que llevaron al abandono doloso de la que fue hace 20 años atrás la segunda mejor empresa del mundo. Y, se preguntan también: ¿Por qué está investigación no se dirige a quienes han tenido las riendas de esta industria y que por negligencia, impericia en la operatividad, continuo a las instalaciones de exportación, pozos, taladros, líneas de producción, tanquería, sistemas de bombeo, plantas de mejoramiento, refinación ¿Y se preguntan: todo lo que representa la cadena de valor de la industria nunca se hizo?, exclamaron molestos.


¿Por qué se desestima este alerta que han lanzado desde el 2021? ¿Por qué no ven las huellas? Los trabajadores petroleros instan al Ministerio Público, a la Asamblea Nacional, la Contraloría General y la Procuraduría General de la República a abrir una averiguación: “Ya se sabe cómo comenzó el “guiso” de la chatarra y confiamos que termine con los culpables entre rejas con las condenas respectivas y se publique la lista de estos funcionarios que actuaron de manera fraudulenta, y no el hijo de la panadera que al final son los que pagan y vienen a ser como chivos expiatorios”, dijo categórico un ex trabajador de Pdvsa. 

 

eneltapete.com

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas