Catania

El legado de Putin: ¡Peor que el de Hitler, y Pol Pot!

Opinión 26 de marzo de 2022 Por Edgar Perdomo Arzola

Edgar-FE

Auditórium

 

“¿Cómo se llora a seis millones de muertos? ¿Cuántas velas se encienden? ¿Cuántas plegarias se oran? ¿Sabemos cómo recordar a las víctimas, su soledad, su impotencia? Nos dejaron sin dejar rastro, y nosotros somos ese rastro. Contamos estas historias porque sabemos que no escuchar, ni desear saber, lleva a la indiferencia, y la indiferencia nunca es una respuesta”. Fin de la cita. Elie Wiesel.

 

Cómo es posible entender los horrores de esta guerra, que se lleva a cabo en Ucrania: ¿Cómo se puede interpretar, la mente de este tirano?                                               

Desde el 24 de febrero,  ya se cumplió un mes de este cruento bombardeo sobre Ucrania, observo a todos los noticieros internacionales,  las imágenes de televisión, e Internet, y a la cobertura de las noticias emitidas,  por reporteros internacionales, y de amigos en ese país, y en los aledaños países fronterizos, que me mandan información,  sobre las atrocidades de esta "guerra-masacre-genocida" que se lleva a cabo en Ucrania. 

Donde se ven ciudadanos desesperados en las colas para comprar alimentos, otros yacen muertos por el fuego indiscriminado, e intencionado de la artillería rusa; madres embarazadas, con sus hijos no nacidos en sus vientres,  ensangrentadas por los bombardeos de los tanques, helicópteros, y aviones invasores rusos,  y los equipos humanos de médicos, para médicos, y [email protected] que intentan salvarlos, sin éxito alguno, por la magnitud del fuego.

Se observan miles de edificios, casas, apartamentos,  mobiliarios, y enseres domésticos, así  como  ciudades enteras reducidas a escombros, junto con el espíritu de resistencia de sus habitantes. El miedo, y el negro color de la incertidumbre están grabados en los ojos de los que sobreviven, a este genocidio. Es de terror ver las trincheras llenas de cadáveres.                                                                          

Nunca en mi vida había visto tantas imágenes de terror en vivo juntas, las imágenes de padres cargando los cuerpo sin vida de sus hijos adolescentes muertos por la metralla indiscriminada, es lo que más me impacta; ¿Uno se pregunta, si uno estuviera allí, y fuera su país, y fuera un hijo, o un nieto, que haríamos?  Son imágenes macabras, de dolor, y sufrimiento, de muerte, y destrucción, y las miles más que faltan, y detallan los horrores de esta invasión, que son incomprensibles.

Muchas personas de este planeta, como el suscrito teníamos la impresión, la ingenuidad, y la creencia, de que el presidente ruso, era un hombre íntegro, y bondadoso, un hombre que aparentaba  abrazar hasta lo más frágil de la propia humanidad.  Siempre se veía el lado humano de un hombre, que hoy en día es considerado como una de las personas más criminales, que han existido en el siglo XX, y el XXI.

El 24 de febrero de 2022, el mundo vio el lado real, y maligno,  de Vladimir Putin, el que desafía sin límite alguno, la comprensión, y la razón. La invasión  militar desmedida, contra Ucrania, un país ex-miembro de la desaparecida, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ex-URSS, es catalogada por los expertos analistas, y estrategas militares internacionales,  simplemente como un acto de agresión criminal no provocada.

Que significa la "Guerra" sino es la  implicación, o un desacuerdo, o diferencias, que dan lugar a un conflicto entre dos, o más partes. Esto sencillamente se ve que no es una disputa entre Rusia, y Ucrania. Es por la anexión desmedida, y sin justificación alguna, del territorio de ese país llamado Ucrania, por parte de Putin, así es visto, pura, y simplemente como una vulgar invasión criminal. 

Su apetito voraz, y desmedido por el poder, y las riquezas de esa nación,  supera cualquier noción de benevolencia, o  de decencia humana, es una cosa demencial. 

Se puede entender  que está intentando restablecer la extensión geográfica de la ex-URSS, pero su ruin nacionalismo, es una pobre excusa para la matanza, y la destrucción. No se ve por ninguna parte ideologías políticas,  ni plataformas de partidos, que justifique la aberrante invasión de Ucrania por parte de Putin. En su accionar, su régimen antidemocrático, establece alarmantes paralelismos con el crimen organizado transnacional, con motivos e implicaciones mafiosas.

En el peor de los casos, como ex militante comunista, espía, y agente de la KGB, Putin ha hecho más por desacreditar el dogma del partido que cualquier otra figura política desde Hitler, y el régimen nazi, que dice combatir. La China comunista debe estar horrorizada por esta vergonzosa, e implacable invasión criminal.                                

La matanza de ucranianos continúa mientras el mundo observa, al igual que en la preparación de la Segunda Guerra Mundial, porque esta se quiera, o no es la continuación de la Tercera Guerra Mundial, que ya empezó.  Hoy en pleno siglo XXI, Vladimir Putin supera en criminalidad, y atrocidades a personajes como Hitler, y Stalin, Idì Amín, Pol Pot, Kim Jong-Un, Osama Bin Laden, y de otros notorios déspotas del siglo XX, cuyo legado de Putin en este siglo XXI, quedará para siempre en la historia de las crónicas del crimen, y el mal.

[email protected]

 

Apoyo Alfayaracuy

 

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas