Catania

Nelson Rojas: EL SINDROME DE LA ESTULTICIA

Opinión 28 de marzo de 2022 Por Nelson Rojas Gutiérrez

PENSAR, DECIR Y HACER

Nelson Rojas - [email protected]

 Estulticia

“Nadie puede hacer que un cangrejo camine derecho”. Aristófanes   

Un domingo 11 de marzo del año 2018, escribí en nuestro prestigioso y perseverante Diario Yaracuy al Día, un artículo de opinión, referido a la Estulticia,  que significa la tontería que por necedad o por ignorancia e idiotez,  caracteriza a una persona. La palabra proviene del latín stultitia y se deriva de stuitus, que significa necio, que no le gusta aprender a desaprender,  no escucha, se cree dueño o dueña de la verdad; su  actitud  es pusilánime con mentalidad estólida.  Hoy su caracterización es considerada como una grave enfermedad social, propia de estudios psicológicos y  siquiátricos. Es el Síndrome de la Estulticia, o mejor dicho, el germen de la estupidez humana. Es una tesis muy particular, muy ingenua, aparentemente, pero con esa ingenuidad penetra fácilmente en todos los ambientes y los corroe,  socaba,  desquicia y contamina. La estulticia ha logrado penetrar en las escuelas, liceos y universidades, en el  estado, el gobierno y  sus instituciones; en la política de los partidos, en la vida comunitaria  y en todas las instituciones y empresas, donde los humanos son protagonistas. Invadió  la iglesia e infecta al sacerdocio; cual es el caso de un clérigo, que en una homilía en Semana Santa,  casi bendijo las guarimbas; y que decir de algunos políticos extraviados que perdieron la brújula al romper el orden constitucional, se autoproclamaron y montaron una estructura de gobierno paralela, se dedicaron a solicitar sanciones y bloqueos económicos contra su propia patria y todavía permanecen con sus tropelías, saqueando y robando los recursos del país. Los penetró el Síndrome Letal de la Estulticia.  En los partidos políticos, este virus  ha cobrado innumerables victimas, tanto que se revuelcan afanosas buscando una sepultura que por muchas circunstancias el pueblo no les ha permitido abrir. El germen de la estulticia es la enfermedad de la indolencia, el engaño,  la demagogia, la ineptitud, la inoperancia y la corrupción.  Desde su aparición en el cuerpo, hasta su más avanzada evolución, la estulticia presenta un cuadro clínico espasmódico, horriblemente catastrófico. Es la enfermedad del desenfreno, tan peligrosa que rebasa los limites de la locura; más delicada que la locura misma, porque ésta indica perdida gradual y total de la conciencia, mientras  que en la estulticia, la conciencia sigue incólume, aunque insana. Se requiere de mucha voluntad política, social e institucional  para combatirla y extirparla. Con la estulticia el lóbulo frontal del cerebro sufre la máxima convulsión al no responder a los estímulos del medio, al distorsionar los objetivos, confundirlos y tergiversarlos. Es la patología vírica que produce la estupidez. Ojo avizor.

 

Apoyo Alfayaracuy

 

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas