Catania

La chatarrera Yesenia huye de la Justicia

Sucesos 30 de marzo de 2022 Por Alexander Compani CNP 2031
Se supo que la mujer anda huyendo y se presume que se esconde en un lugar de la parroquia de Atapirire, municipio Francisco de Miranda (zona sur de Anzoátegui). Tiene una residencia en la calle Caracas de El Tigrito, no se ha presentado desde que supo que fue denunciada públicamente.  
La chatarrera Yesenia.- f1.-

El Tigre.-(Redacción).- La chatarrera Yesenia huye de la justicia tras cometer una cadena de estafas en el sur de Anzoátegui, la información trascendió en los cuerpos policiales.

Cerca de un centenar de "timados" por la susodicha se asesoran con profesionales del derecho para introducir las respectivas denuncias ante el Cicpc e igualmente en el Ministerio Público en los próximos días.

Se espera que en el curso de la semana entrante las víctimas por "la estafadora" procesen todas las diligencias para luego formular las respectivas denuncias. Se trata de una estafa colectiva, delito perpetrado durante el año 2021 y comienzos de 2022. El modus operandi de la mujer era que se ofrecía a los dueños de fincas agropecuarias en la parte sur del Estado y procedía a que se le firmara poderes con los cuales efectuaba las ventas de tuberias y otros materiales estratégicos desincorporados por la estatal Petróleos de Venezuela. Cobraba fuertes sumas de dinero en dólares en empresas que operan en el puerto de Guanta pero nunca pagaba a los dueños de estos predios agrícolas. Desapareciendose misteriorsamente de la región. Las operaciones las efectuaba en las zonas de Melones, Dación, Bare, San Diego de Cabrutica, y otros lugares petroleros. Engañaba a los productores porque no pagaba la chatarra que se le entregaba. Sin embargo, ella si cobraba en divisas norteamericanas en Guanta.

Yesenia, la chatarrera como es conocida en el sur de Anzoátegui: El Tigre, El Tigrito, Pariaguán y otras zonas de la región, donde hay tuberías de Pdvsa, alli la encontrarán, haciéndose pasar por inocente y decente, la madre Teresa de Calcuta, escudándose en un niño que le sirve de lazarillo para cometer sus delitos. Nada ni nadie la frena, continúa en sus andanzas delincuenciales con altas autoridades del Estado y gobierno nacional: FGR, TSJ, FANF, Gobernación, alcaldías de los municipios Simón Rodríguez, Guanipa y Miranda, , y dice ser alta pana del fiscal general. Extraña mucho que las autoridades a estas alturas no le hayan puesto los ganchos.

Según informaciones policiales que la mujer está huyendo desde que se enteró de que fue denunciada por sus víctimas.

La verdad es que la chatarrera se la trae, amenaza de muerte a todos quienes la denuncia, y sus fechorías hamponiles parecen cuentos de la Cripta. Hace poco tiempo otra víctima cayó en sus redes. Se trata de un anciano de 80 años, propietario de un pequeño fundo agrícola, de donde se llevó  una cantidad de tuberías petroleras, desincorporadas, cargó 4 container, y con su maldad y astusia, envolvió al anciano, dueño del fundo,  y a sus hijos, en Melones, municipio Freites, cortó tubos con sus cortadores personales, llenando los container con caleteros de los caseríos (10 hombres) y adios luz que te apagaste, no apareció nunca más por el lugar, pese a las promesas y la ilusión del anciano de pronto pago, y con la mentira de cuándo entregaran el ticket en Guanta, tendría el dinero, viejo truco utilizado para estafar a los incautos. Siempre expresaba soy una persona seria y honesta, que nunca ha robado a nadie, y todo esto bajo juramento. El caso es que el viejito hizo el negocio para la intervención quirúrgica de un hijo y un nieto quienes sufrieron un accidente de tránsito, pero pasaron los días y meses y la chatarrera nunca se presentó a pagar. El anciano sufrió un infarto del cual milagrosamente se recuperó. La historia no termina alli, el anciano luego tratando de salvar al hijo, se va a Guanta para gestionar el correspondiente pago, se presentó en Corpoez y en una empresa que compra chatarras, y cual fue su sorpresa, bueno que la chatarrera Yesenia había cobrado hacía cinco meses y comprobó que había sido estafado.  El viejito regresa triste y estafado, le dio otro infarto, no soportó ese golpe y falleció.  Y a los tres días después muere el hijo que estaba herido, y el nieto continúa en estado delicado bajo asistencia médica, sin recursos para cubrir gastos de medicinas, mientras que la chatarrera se gozó todo el dinero comprando bienes, ropa, y cauchos para su vehículo Aveo, color gris, adquirido con este modus operandi. 

Se supo que la mujer anda huyendo y se presume que se esconde en un lugar de la parroquia de Atapirire, municipio Francisco de Miranda (zona sur de Anzoátegui). Tiene una residencia en la calle Caracas de El Tigrito, no se ha presentado desde que supo que fue denunciada públicamente.

 

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas