Catania

Aníbal Sánchez: Una veintena de Historia Política, deja una Oposición dividida en facciones ¿Con cual se identifica?

Opinión 10 de abril de 2022 Por Aníbal Sánchez
Anibal Sanchez

Desde el año 2.000 a la fecha los movimientos opositores, han pasado por distintas formas de organización, conducción y agenda; son pocos los que podrán hablarle de la estructura y visión de lo que era la Mesa Operativa, la Coordinadora Democrática, Mesa de la Unidad y la Plataforma Unitaria.


En esta veintena de años, los lideres, dirigentes, activistas y hasta ciudadanos se han agrupado “más en función de las acciones, que en función de las creencias ideológicas y mucho menos alrededor de un programa de gobierno” incluso en los casos de elecciones presidenciales del 2006, del 2012 y 2013 hasta el 2018.


De ahí los mensajes políticos, en otras ocasiones distintas a las campañas, los relatos han sido de poco contenido estratégico, distantes del Mercado Electoral, para algunos las movilizaciones iniciaron con “mis niños no te meta” lo que especialistas de la Comunicación Política saben que es un error, para otros la lucha inició antes con temas más reivindicativos como Reforma del COPP o la división de Miranda.


Después de esto han venido otros tiempos y agendas políticas, en función de actividades como Referéndum “Chávez vete YA” en el 2003 hasta de corte insurreccional como “La Salida” en el 2007 por eso es difícil hacer una categorización de las distintas oposiciones porque estas varían según el momento 


En opinión del Analista y Consultor Aníbal Sánchez en los últimos años podemos agrupar los lideres, activistas y operadores políticos en: 


La Oposición que después de haber seguido la agenda insurreccional de líderes que apostaban a la posibilidad de poder socavar las estructuras de sostén del proceso revolucionario, a distintos tiempo se refugiaron ante la persecución, o tomaron la vía del auto exilo, y desde estos puestos operan.

La Oposición que después de acompañar otras opciones de presión y buscar el quiebre institucional; y lograr un avance por la vía electoral, creyeron el haber avanzado en el terreno social, hasta el punto de llegar 3 años después a instaurar un gobierno paralelo o interino. 

Esta acción aunque contaban con el respaldo de muchas naciones y organizaciones internacionales, dejó en el pais a un sector opositor no representado.


La que apuesta por el cambio gradual a partir de la vía electoral; desde la óptica opositora, caracterizada por la búsqueda de un diálogo nacional, pero con poca representatividad.

Después de los últimos procesos y ante el fracaso de los grupos opositores ‘más radicales’ y la crítica de los que se acostumbraron tanto a la negociación con el gobierno, que se confunden con el mismo actuar del oficialismo; surgen nuevas facciones.


Los que siendo parte del status quo del interinato o como se denominaba de acuerdo a los principales partidos opositores que lo conformaban el G4, retoman el camino de la Vía Electoral, participando y organizando sus estructuras en el pais.

Los de nueva data, que surgen detrás de organizaciones de la sociedad civil que quieren diferenciarse tanto de los que negocian políticas con el mismo oficialismo, como de los que tienen aún una conducta insurreccional; pero que tienen sus propios proyectos o agendas personales

Ultimamente aparecen los que sin dejar de forma parte de las organizaciones con fines políticos existentes, pujan por la renovación de cuadros, legitimación de sus liderazgos y cambios en las políticas partidistas.

Este espectro opositor es independiente al ecosistema de partidos el cual tendría hasta 42 organizaciones de carácter nacional y 64 de carácter regional legalmente constituidas y con sus distintas facciones, independientemente de quien las controle o por medio de qué actuación llegaron sus autoridades.

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas