alfayaracuy

Catania

Tenía muchas ganas de ser humo: el último deseo de un médico fue una cremación pública

Un pequeño pueblo de Colorado tiene la única pira funeraria pública al aire libre de EE. UU. Philip Incao siempre pensó que ser cremado en ella sería un final perfecto para su vida.

Curiosidades 22/05/2022 Ruth Graham - The New York Times
El ultimo deseo
Los invitados al funeral pusieron ofrendas de flores y ramas de enebro sobre el cuerpo de Incao.

CRESTONE, Colorado — Philip Incao tenía unos 6 años cuando le preguntó a su madre si era verdad que él moriría. Sí, respondió ella. ¿Y qué pasa después?, cuestionó Incao.

“Nada. Solo mueres, eso es todo”, le contestó.

Fue una respuesta tremendamente insatisfactoria y, con el paso del tiempo, Incao comenzó a ver ese momento como el punto de partida de una vida entera de estudio.

Siguió un camino que lo llevó a la facultad de medicina, se capacitó en sanación holística y en la devoción de Rudolf Steiner, filósofo esotérico de principios del siglo XX y un erudito que formuló la teoría de que el mundo espiritual podía ser explorado a través del método científico.

Varias décadas de búsqueda lo condujeron hacia una decisión poco convencional sobre qué pasaría con su cuerpo tras su muerte.

Antes de que Incao muriera de cáncer de próstata el 28 de febrero a los 81 años, dejó estipulado que su cuerpo sería cremado en su ciudad adoptiva de Crestone, Colorado, en la única pira funeraria pública al aire libre de Estados Unidos.

Alrededor de setenta personas han sido cremadas en la pira en Crestone desde que se inauguró hace más de una década. Sus servicios son exclusivos para residentes y terratenientes del condado de Saguache, que tiene una población de menos de 7000 personas dispersas a lo largo de casi 7800 kilómetros cuadrados.

 

Leer artículo original The New York Times

Funeraria Jardines de San Felipe

Funeraria Jardines de San Felipe

Te puede interesar

Boletín

Suscríbete al boletín de noticias para recibir las ultimas novedades en tu correo