alfayaracuy

Hola Mundo, Hola Venezuela

POR QUE A MI NO ME DA LA GANA!

Por: Angelino Santana

CNP 22823

Artículo original publicado en La Nota Digital (ver)

Angelino Santana

Y llegó el día del periodista. Y como todos los años, cada 27 de junio, se realizaron los acostumbrados actos protocolares: ofrenda floral en la plaza Bolívar, el resto de las actividades, en la sede del CNP Yaracuy.

Confieso que tenía varios años que no asistía a estás actividades, por razones que no vienen al caso en este momento. Fue muy agradable ver tantas caras nuevas, jóvenes en su mayoría, pero además, el reencuentro con viejos amigos y amigas. Me encantó la alegría, la camaradería y hasta el bochinche que se vivió allí, y que me permitió ver la otra cara, la humana de los colegas, que, a veces, cuando hacemos una crítica, olvidamos.

Pero en esta ocasión, además de la oportunidad para el reencuentro y la celebración, flotaba en el ambiente y era tema común de las conversaciones, la espectativa sobre si la directiva regional anunciaría, por fin, la fecha de la asamblea para la elección de la Comisión Electoral, con miras a unas elecciones, que además de bastante retrasadas, necesarias.


Nada más lejano de la realidad. Lo que allí sucedió, bueno, no tengo una palabra adecuada para describir, en todo caso, serán ustedes, amigos lectores, quienes califiquen, según sus propios criterios.

Pero vayamos paso a paso. En primer lugar, el discurso con motivo del Día del Periodista a cargo de la colega designada para tal fin, termino siendo un rompecabezas de difícil comprensión, debido a las innumerables interrupciones, desconexión entre párrafo y párrafo, página y página, una que otra palabra que no existe en el diccionario, comas y puntos ausentes o mal ubicados, que me dieron la impresión de que era primera vez que leía ese texto.

Estoy seguro de que si la colega hubiese arrojado al cesto de la basura ese texto impreso, y nos brindara de manera sencilla y espontánea sus impresiones sobre el periodismo, la ética y lo maravilloso de ejercer nuestra profesión, el resultado sería otro, pues la capacidad y la experiencia la tiene.

Llega el momento de las palabras del secretario general Pedro Bolaños, y por supuesto, las espectativas llegan al clímax, pues todos sabíamos, que era ineludible el tema de las elecciones.


La intervención de Bolaños fue un nuevo rompecabezas, en donde por momentos era el alcalde auto alabandose, luego el periodista que se las sabe todas, el secretario general que nos dice cuan terrible y difícil es la carga del cargo que ejerce, en una especie de acto de masoquismo altruista. Incluso, en esa mezcolanza de malas improvisaciones, nos informo que el cerdo tieso e insípido que nos sirvieran posteriormente, habia sido cortesía de Bartolo... Al principio pensé que se trataba de una broma, pero no, luego lo ratificó. Por fin, después de tanta fanfarronería, llegó al tema esperado: las elecciones. Sus palabras solo puedo describirlas como un insulto a la inteligencia. Que si eso no es así, que si tiene que esperar a que Caracas coloque la fecha de las elecciones, que si estamos mal informados, que si "cuidado si yo me lanzo de nuevo y RUGE"!, que si cuidado y no hay siquiera elecciones, en fin, sandeces y nada de fecha de elecciones...

De su intervención, hay algunas cosas que destacar. En primer lugar, las palabras de Bolaños no arrancaron de la audiencia, la ovación que seguramente él esperaba, si, uno que otro que seguramente protegiendo su arepa y procurando algún favor, se apresuraron a aplaudir, pero muy brevemente al no encontrar eco entre sus colegas. 


Pero otro hecho, en esta caso más preocupante, fue el silencio de los presentes, ante esta cachetada a la dignidad y los derechos de los periodistas, propinada por el secretario general "a juro" de nuestro Colegio.

En fin, a pesar del desaire, la reunión continuó con el almuerzo de "cochino desabrido y duro" (como lo describiera una colega), que estaba tan malo, que en estos tiempos difíciles donde no se desprecia la comida y menos la carne, terminó en su mayoría acumulado en platos para llevarlo a las mascotas de la casa...

Luego llegó la hora de bailar y reír, que como dije antes fue la nota alegre y bonita de la tarde. Pero lo mejor (¿o peor?) estaba por venir...

Ya más avanzada la tarde, tomé la desición de retirarme, pues tenía compromisos al día siguiente temprano, no sin antes, acercarme a Bolaños y aconsejarle de la manera más cordial, a recapacitar y convocar en los próximos días, la ansiada asamblea para conformar la Comisión Electoral.

Le confesé a varias colegas mi intensión, y todas me recomendaron que no lo hiciera. En ese momento aún no entendía que de malo pudiese ser dar un consejo, y al no encontrar razón alguna para no hacerlo, pues me acerqué a él, y asi lo hice con estás palabras: "Pedro, te doy un consejo con la mejor intención: convoca está semana la asamblea para nombrar la Comisión Electoral, y gánate el aplauso de los colegas", después de lo cual me despedí y me dirigí a la salida, no sin antes detenerme a despedirme de mi compañera de estudios y colega Ana Torrealba, que se encontraba con Maikel Ruiz y otro colega que no recuerdo su nombre.

Mientras me despedía, Pedro nos interrumpió, para explicarme por qué no se debía convocar la asamblea, alegando los mismos absurdos argumentos que expuso en su intervención anterior, a lo que respondí: "Pedro, por favor... a mi no me vengas con ese cuento chino que echaste en la reunión, porque varios estados, incluyendo la capital, ya eligieron sus respectivas comisiones. Pero tranquilo, es solo un consejo que te estoy dando, vamos a elecciones y si quieres, participa, otro asunto es que te den el voto los colegas"

Al percatarse de que su cuento no me lo creía, cambió su tono y visiblemente alterado me dijo: "sabes como es la cosa?, si yo entro allí (señalando el salón de reuniones) y le digo a esos 120 periodistas que tienen que votar por mi, votan por mi!"

Caramba! -pensé- más que colegas, nos considera súbditos y le advertí: "cuidado Pedro, pues el ego mata las neuronas".

Y entonces fue cuando se le fueron los tapones, se quitó la máscara y me dijo: "¿Quieres saber por qué no habrá asamblea?" Si, dime -le respondí- "PUES PORQUE A MÍ, NO ME DA LA GANA!" -me vociferó-...


Después de haber escuchado a Pedro Bolaños en la radio y otras tantas intervenciones, podía imaginar, sin sorpresa alguna, que cualquier estupidez podría salir de su boca, pero esto, les confieso me dejó impactado. Si, definitivamente, el ego mata las neuronas... Pero ya va! ahí no terminó la cosa. Tan orgulloso estaba de lo que había dicho, que lo repetía una y otra vez, y no disimuladamente, sino a todo pulmón. No conforme, llamó a Alí Benavides que se encontraba conversando a unos metros de distancia y le dijo con tanto gusto y orgullo que caso babeaba: "Alí, Santana me preguntó porque no se llama a elecciones, ¿y sabes que le dije yo? -qué? Pregunto Alí, PORQUE A MI NO ME DA LA GANA! ratificó Bolaños. De inmediato le pregunté a Benavides: ¿Que opinas de lo que dice Pedro? Responde Ali!

Quienes hayan visto la película MENTIROSO, MENTIROSO con Jim Carrey, deben recordar las muecas, el balbuceo y las contracciones del actor, cada vez que intentaba decir una mentira. Bueno, así estaba Alí, en una especie de shock que no le permitía responder, sino apenas balbucear. Pensaba preguntar, por cierto, al secretario de finanzas, ¿Como es eso de que las cotizaciones de los afiliados deben hacerse a su cuenta personal?, ¿No es eso una irregularidad? Pero, al ver su rostro, repito, en shock, decidí que eso sería para otra ocasión, no vaya a ser que le diera una vaina y me hagan responsable...

Ahora entiendo por qué me aconsejaron que no le diera el consejo a Pedro, la tolerancia no es su fuerte...

En fin, como dicen los abogados, "a confesión de parte, relevo de pruebas", y con varios testigos...

Al final, me retiré del lugar, escuchando como repetía una y otra vez: NO ME DA LA GANA!

Pedro Bolaños asegura que los periodistas votarán por él si se los ordena, lo cual garantizaría su victoria, pero, ¿Entonces cuál es el miedo de ir a elecciones?

El futuro de nuestro colegio regional está en manos de sus agremiados y las acciones que tomen para hacer valer sus derechos, y por otro lado, éstas circunstancias nos permitirán saber si el resto de la directiva, son directivos o súbditos, pues bastaría la aprobación de la mayoría, para convocar la asamblea anhelada, pues no es una decisión exclusiva del Secretario General. 


Solo me resta decir, que la frase: "Que bolas tiene Bolaños", nunca fue más adecuada...

 

Por Angelino Santana - CNP 22823