alfayaracuy

Hola Mundo, Hola Venezuela

Catania

Corredor biológico mundial: una esperanza al futuro

Ciencia/Tecnología 27/03/2021 Pedro Poza Terrados

Por Pedro Pozas Terrados

Cerca del 80% de las especies silvestres terrestres viven en los bosques y casi el 90% de las personas más pobres del mundo dependen de algún modo de los recursos forestales. Sin embargo, cada año se pierden 4,7 millones  de hectáreas de esos ecosistemas. Así de rotundo y firme es un informe publicado por Naciones Unidas a raíz del día mundial de la vida silvestre el pasado 3 de marzo de 2021. La pérdida de bosques anual equivale a una superficie mayor que la de Dinamarca, sin contar las plantaciones de monocultivos como la Palma de Aceite que el PNUMA no considera perdida forestal al sustituir la riqueza de la biodiversidad de una selva, por plantaciones de Palma que son verdaderos bosques del silencio al haberse exterminado toda vida por el empleo de insecticidas masivos.

Por otro lado el Secretario General de las Naciones Unidas pidió a todos los ciudadanos y gobiernos del mundo que multipliquen los esfuerzos de protección de los bosques y el apoyo a las comunidades forestales. Anunció que de hacerlo, podríamos lograr un gran beneficio a nuestro planeta, destacando que los bosques ayudan a regular el clima. Sin embargo y a pesar de todo ello, las naciones siguen mirando a otro lado y es por ello que la sociedad civil debe tomar las riendas de la razón. El entramado de colores políticos y sus intereses, deben quedar a un lado y comprender que ahora más que nunca, se necesita una decisión urgente para frenar de forma tajante la carrera en la que estamos propensos a estrellarnos contra el muro de la ignorancia y la estupidez.

Carl Sagan, en su libro “Miles de millones. Pensamientos de vida y muerte en la antesala del milenio” publicado en 1998, ya nos decía: “Creo que tenemos el deber de luchar por la vida en la Tierra y no sólo en nuestro beneficio, sino en el de todos aquellos, humanos o no, que llegaron antes que nosotros y ante quienes estamos obligados, así como en el de quienes, si somos lo bastante sensatos, llegaran después. No hay causa más apremiante, ni afán más justo, que proteger el futuro de nuestra especie. Casi todos los problemas que padecemos son obra de los seres humanos y pueden ser resueltos por éstos. No existe convención social, sistema político, hipótesis económica o dogma religioso que revista mayor importancia”. No cabe duda que nos dejó un gran mensaje que debería estar grabado en la frente y en los sillones de nuestros dirigentes. Seguir leyendo

Por Pressenza

Funeraria Jardines de San Felipe

Funeraria Jardines de San Felipe

Lo más visto

Boletín

Suscríbete al boletín de noticias para recibir las ultimas novedades en tu correo