Edgar Perdomo: El Koki: ¿Leyenda, o realidad, para distraer?

Opinión 10 de julio de 2021 Por Edgar Perdomo Arzola

Auditórium

Edgar Perdomo Arzola - [email protected]

zapatazos

“Hemos eliminado elementos que pretendían darle a nuestro movimiento, que debe tener un carácter y un sentido ascético, poético y castrense, un matiz turbio de delincuencia y hampa”. José Antonio Primo de Rivera.


Es de película lo vivido en Carcas esta semana del 5 al 9 de julio de este año 2021,  este tipo de situaciones, parece una serie de Netflix, o de Hollywood. 

Lo que no se sabe si es un show para el control, y manipulación de la población,  pero hoy día con las redes sociales, les están sirviendo muy bien a los fines del control social de la élite estalinista. 

La creación de este ‘ejercito artesanal de delincuentes internos’ es una forma de manipulación de la ciudadanía empobrecida desde la caducada teoría de la lucha anti imperialista.

Hablan los intelectuales

Ahora se habla del ‘Koki’ en los círculos intelectuales, mientras otros prefieren seguir hablando del imperialismo yanqui, para no atacar a la hiperinflación, que destruyó la economía venezolana,  porque  están cumpliendo la agenda diseñada en la Habana. 

En esta lamentable situación caraqueña de comienzo de julio del 2021,  es la creación de la teoría del nuevo opositor interno con el KOKI, para sustituir a Guaidò,  porque hoy la oposición es prácticamente nula, y mientras esté la plomazón en la cota 905,  están en marcha la negociación o dialogo  en México. El gobierno, y la oposición de albañal, necesitan distraer a la población por la crisis, y controlar a ciertos grupos de delincuentes,  que armaron porque que ya son incontrolables, no  agarran mínimo. Como ellos mismos manifiestan, con lo de las sanciones, ahora  no creen en nadie, ni en sus sombras.

Según los precios que ofrece el gobierno por los cabecillas de esta ‘virtual’ banda criminal, que cuenta según los expertos en seguridad consultados por este analista con unos 300 hombres aproximadamente,  y que presumiblemente  tiene el control territorial de las parroquias de la Gran Caracas como: El Valle, Coche, El Paraíso, La Vega, y Santa Rosalía.

Más de tres días de zozobra llevan los habitantes de la Cota 905, y el oeste caraqueño. Durmiendo  en los pisos de sus residencias, convertidos en prisioneros, dentro de sus propios hogares, y  otros tomaron la decisión de huir con lo poco que pudieron sacar, esas son algunas de las medidas desesperadas que muchos tomaron para evitar ser alcanzados por alguna bala loca. El balance según los reportajes es trágico: al menos cinco fallecidos, y más de una decena de heridos, según reportes de los medios de comunicaciones extraoficiales.

Al estilo Hollywood

Los ‘supuestos enfrentamientos al estilo de Hollywood’ entre la banda del “el Koki” y los cuerpos de seguridad civiles, y militares, comenzaron el miércoles 7 de julio. Ese día los koki’s, tomaron el control de sectores populares,  como el Boulevard de El Cementerio, donde llegaron armados con fusiles de alto calibre, desplazándose en motos y camionetas.

Desde entonces, esos sectores del oeste caraqueño se convirtieron en una zona de guerra. Esta situación ocurre en pleno corazón de Caracas, a aproximadamente un kilómetro  del palacio presidencial de Miraflores.

Sobre estos hechos hay mucha suspicacia, y todo un acertijo a descifrar, horas después de haber iniciado los enfrentamientos fue que la ministra  del Interior, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, se pronunció,  sin explicar las motivaciones de este ataque de estas ‘bandas delictivas’. La ministra solo se limitó  simplemente a culpar a la ‘oposición de derecha, golpista y terrorista’. Por eso como dijo el gallego: “me cago en la hostia, y me limpio con el sudario coño”.

¿Quién es el Koki?

 ¿Quién es el supuesto alias: “el Koki”?  Quien ha sido ampliamente reseñado en las redes sociales y medios de comunicaciones digitales. Como el líder negativo principal de una estructura criminal de la delincuencia organizada violenta, que controla parte del territorio de la ciudad capital. Según los mas avezados expertos en materia de seguridad ciudadana.

Los supuestos integrantes de estás bandas por lo general son ‘menores’  jóvenes, entre 20 y 30 años, donde “el Koki” es un “mayor” que aparentemente es una persona de aproximadamente unos  43 años, con un amplio prontuario en el mundo criminal y “ha venido creciendo hasta manejar a unos 300 hombres, con una capacidad de fuego desordenada pero muy importante, para mantener en jaque a los comandos de los cuerpos de seguridad del estado.

Los especialistas en la materia  dicen que esta estructura criminal se fortaleció tras la creación por parte del gobierno de Nicolás Maduro de la denominadas “Zona de Paz” en la Cota 905, en el 2015, cometiendo los mismos errores que se cometieron con la creación de las pandillas denominadas  las “maras” en Centroamérica.

Crisis social y económica

Los problemas sociales que afectan al país son el punto de partida de las organizaciones criminales de este tipo: “Venezuela es un país empobrecido, un sector privado que cerró, y se marchó, el embarazo, y la prostitución infantil, la paternidad irresponsable, la deserción escolar, la baja calidad de la educación,  y la cultura, la impunidad frente al delito, la corrupción política de los llamados alacranes, y la militar en los llamados puntos de control. Todo eso ha sido el caldo de cultivo, que crearon esta descomposición social. Y si le añadimos las políticas públicas erradas, que dio nacimiento a las mal llamadas zonas de paz, que ahora hay que dinamitar,  o lo que se hizo con el sistema penitenciario: hoy tenemos la tormenta criminal perfecta, el tráfico ilegal de drogas sigue siendo el principal motor,  de todas las estructuras del crimen organizado  en Venezuela. De esa actividad delictiva derivan otras, como el tráfico de armas, y municiones, extorsiones, secuestros, robos de vehículos, trata de personas etc.

Es falso  según los expertos, que el Koki, tenga más poder de fuego que los cuerpos de seguridad del Estado. “El aparato” militar, y policial operacional de los comandos elites,  siempre será superior a estas estructuras artesanales  del crimen. Lo que pasó es que se dejó que un tumor social llamada pobreza, y recesión económica, hiciera metástasis en Venezuela.

Lo que ha fortalecido estas estructuras delictivas, es la fauna de hampones que hoy tiene el país, que hoy  es muy amplia, y variada: donde conviven el  crimen urbano, el rural, el ideologizado, y no ideologizado, como el del Alto Apure, con el narcotráfico las FARC, el ELN, y el trafico de oro del arco minero. Que pasaron  a dominar el territorio venezolano, debido a la ausencia del Estado, el desmembramiento de la República, y el agravamiento de los problemas sociales, y económicos. El Estado abandonó los sectores populares de Caracas, y Venezuela entera. 

Hoy  toda Venezuela luce tomada por las estructuras del crimen organizado, y realengo.

La delincuencia artesanal, y criminal funciona como una especie de comuna, cuyo organigrama es liderado por un líder, del que dependen varios sub sectores. Estas bandas manejan altas sumas de dinero producto de la actividad ilícita, muchas controladas  por funcionarios del Estado, quienes también reciben unas cuotas por la protección.

Esto no es algo nuevo en Venezuela. La corrupción se ha incrustado en Venezuela y es lo que creó a líderes negativos como “el Koki”. Se trata de líderes que, ni con la pena máxima cambiarán su manera de pensar porque “si los encarcelan, harán su imperio dentro de la cárceles, los ejemplos sobran”.

[email protected] 

Temas relacionados

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

PRECIO DE LAS DIVISAS
Pago con dolares

Te puede interesar