Obed Delfin: La Sputnik

Opinión 10 de julio de 2021 Por Obed Delfin

La Sputnik
 
Ayer nos fuimos temprano, a paso de morrocoy ninja, Eugenita y yo, porque el día anterior la habían llamado para notificarle que la habían seleccionado para ser vacunada, que se dirigiera al CDI.

Atravesamos La Cantarrana, en una mañana nublada y brumosa, cuando íbamos por el barrio empezaron a caer unas chispitas de las aguas Zeus, pero íbamos preparados con il ombrello por si acaso, y estuvimos guarecidos.

Cuando llegamos a la avenida principal, ya la leve garua había cesado. Purri Purri iba piano piano, como quien va a lontano. La subidita es leve, pero constante.

Eugenita que ya camina como aquella canción de Piero, “como perdonando el viento”. Pero bueno, íbamos a su ritmo.

Llegamos al CDI y había solo muchachos y muchachas. Preguntamos dónde estaban vacunando y nos dijeron que las vacunas no habían llegado.

—Que la primera combatiente del estado, había mandado el camión para otro lado.

Eso nos dijeron.

Claro, que a uno se le viene la mentada de madre, de una vez.

Nos sentamos a esperar a ver qué pasaba. Al rato a Eugenita le dieron ganas de irse, nos acercamos a la entrada y vimos que estaban montando en un carro una cava, porque iban para Trujillo a buscar las vacunas.

Lo menos que van a regresar es después de mediodía, nos dijimos entre los dos.

—Vámonos me dijo, Eugenita.

A lo que vamos saliendo le pregunto a una muchacha:

—¿Por qué hay tantos muchachos?

—Ellos son de salud, y vienen a vacunarse.

Esa explicaba que los únicos viejos éramos Eugenita y yo.

Nos devolvimos y atravesamos de nuevo La Cantarrana. Eugenita dijo:

—Yo no vuelvo para esa mierda, eso queda muy lejos.

—Eso no queda lejos, le dije. Lo que pasa es que a usted ya no le dan las canillitas.

Por la tarde, me preguntó:

—¿Qué cree usted? ¿Debo ir?

A lo que le respondí:

—Es importante vacunarse, para estar protegido. Y ya que tiene la oportunidad, es lo mejor.

—Bueno, mañana volvemos.

Yo no quise ponerme a hablar mal de los chavistas, aunque ganas tenía y bastante.

Hoy, volvimos al CDI e hicimos el mismo recorrido; por supuesto, a paso de morrocoy ninja.

Llegamos allá, había su gente y un policía controlando el acceso; le dije a éste que a Eugenita la habían seleccionado para la vacuna, él nos dijo:

—Esperen por ahí, que ya la voy a pasar. Aguante un momento.

Eugenita se sentó cerca de la entrada, el policía la vio y le dijo:

—Eso está bien, espere sentadita ahí.

Al ratito nos dijo: —Pasen.

Empezamos a subir la escalera y me di cuenta que Purri Purri se estaba haciendo la manclenquita. Al llegar arriba, una muchacha nos dijo:

—Siéntense aquí,  que esta es la colita. Un puesto por medio.

Al ratico, la muchacha se me acercó y me dijo:

—¿Usted viene con ella?

—Sí, le respondí.

—Aproveche y vacúnese, ya que está aquí.

—Que pa’ luego es tarde, le dije.

Claro, me vio cara de viejo y desnutrido, y pensaría que mejor me hacían el favor de vacunarme antes de que cayera por ahí.

La colita avanzaba rápido, y la doctora que iba pasando, en ese momento, me preguntó:

—¿Usted se va a vacunar?

—Sí, le dije. Con voz más firme que la del Libertador.

Nos registramos y pasamos al cuarto donde estaban vacunando y ahí mismo nos pusieron la Sputnik.

La vaina fue rápido y salimos vacunados.

Nos regresamos piano piano.

Menos mal que no me puse a hablar mal gobierno. Aunque nunca faltan motivos.

Temas relacionados

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

PRECIO DE LAS DIVISAS
Pago con dolares

Te puede interesar