Edgar Perdomo: No, es el bloqueo el culpable, de este desastre

Opinión 13 de agosto de 2021 Por Edgar Perdomo Arzola
No al bloqueo
No al bloqueo

Auditórium

Edgar Perdomo Arzola - [email protected]

Donde crece el peligro, crece también lo que salva”. Hôldein.


Simón Bolívar y la esclavitud: “al desembarcar en la isla Margarita, ante las costas de Venezuela, reafirma no sólo la palabra dada a Petion, sino sus convicciones democráticas más raigales: alienta a sus pobladores a que permanezcan unidos, "dando libertad a sus esclavos". Y agrega el historiador norteamericano que, en esa ocasión acuñó Bolívar una sentencia que medio siglo después repetiría Lincoln: "Nuestro país no puede ser libre y esclavo al mismo tiempo". Fin de la cita.

Sobre la hostilidad entre los gobiernos de Estados Unidos, y Venezuela. Ahora, con la llegada de los bodegones de Cuba, el bolívar “negro” digital, copia del actual peso “negro” convertible cubano, las camionetas importadas de ultima gama, la dolarización de facto de la economía, cuando empiezan a sentirse los efectos de las mentiras del actual gobierno ‘bolivariano’ como inconsecuentes, donde acusaba de todos nuestros males a la política del bloqueo aprobada por el gobierno de Obama, Y Trump hace años, pero nunca mejor aplicadas, por lo que vemos con la dolarización del país, el estalinismo en el poder venezolano, siempre histérico, pataleaba, y gritaba responsabilizando a Trump del desastre económico en Venezuela, y  los desbalances financieros, se fue Trump: ¿Y ahora de quien es la culpa, de Biden? 

Pero no sólo protesta por el alto costo de la vida, y la pobreza de hoy el pueblo chavista, también algunos opositores, y periodistas independientes, que no dejan ninguna duda de su oposicionismo, se quejan también de las consecuencias negativas de esta dolarización para la población, y las groseras ganancias para los negocios de los oportunistas, y especuladores comerciantes árabes y chinos, que tienen al pueblo trabajador venezolano como esclavos en su propia tierra.

No voy a explicar otra vez, lo que todo el mundo sabe incluidos los de la nomenklatura bolivariana estalinista, sobres las causas principales del descalabro económico y social, pero voy a señalarlo: lo de la Moderna Esclavitud, de la que escribió José Martí hace mas de 100 años sobre “La Futura Esclavitud”, que ha sido implantada desde el gobierno bolivariano, en nombre de un socialismo que no existe, cuando es incapaz de estimular la producción, y la productividad, por desconocer el papel del mercado, y el interés material directo comprometido de los verdaderos, y nacionalistas productores privados venezolanos.

En cuanto al bloqueo, acusado de ser el culpable de esta tragedia, yo  quisiera que desapareciera esa odiosa figura de existir,  y que USA, y Venezuela, disfrutaran de una estrecha, y colaborativa relación que permitiera el intercambio fluido de todo tipo, de tecnologías, capitales, fuerza de trabajo, cooperación cultural, etc. Para un amplio desarrollo económico, y de bienestar en el país que me vio nacer.

Pero deseos no empreñan, menos pueden abstraerse de las evoluciones históricas  de dichas relaciones. Cuando alguien está aquejado por alguna dolencia, el primer paso para su alivio o solución es diagnosticar la enfermedad, y sus posibles causas.

Por ello es preciso precisar con toda claridad, cómo, y porqué se ha llegado a este estado actual de deterioro en las relaciones entre los gobiernos de Venezuela, y los  EEUU.  a partir de ahí, señalar el camino para la solución del conflicto.

Quien inició la hostilidad, el enfrentamiento de todo tipo, la guerra verbal, la económica, y la ‘militar’ no fue EEUU, sino el chavismo. Incluso desde La ONU, con el discurso de Hugo Chávez a Bush hijo, de que ahí olía a azufre, desatando una guerra verbal  sería contra EEUU.

Los asesinatos de presos políticos, militares, y simpatizantes de la oposición, las violaciones al debido proceso, la manipulación de las elecciones, y el establecimiento de un totalitarismo militar, violando todos los derechos humanos, y principios democráticos supuestamente defendidos por la revolución en la rebelión del 4F de 1992, en medio de unas relaciones estables con EEUU, quien manifestó su preocupación por esa rebelión en aquel momento.

No fue EEUU el que intervino, expropió, y se apropió de empresas venezolanas en EEUU. Como es sabido en los primeros años de la revolución bolivariana fueron intervenidas todas las empresas norteamericanas, además de todos los negocios importantes de empresarios venezolanos en todas las esferas de la economía.

Así, mismo la revolución ha pactado acuerdos militares con Moscú, Pekín, Teherán, y Damasco, ha recibido armamento, y asesores militares rusos, chinos, iraníes, y sirios,  iniciando la penetración militar en América, desde el territorio de Venezuela.

También se sabe del apoyo militar limitado a las grupos terroristas, y narcotraficantes de las FARC, y el ELN en las fronteras con Colombia, y en el Arco Minero.

Luego vendría la historia de intervenciones militares cubanas en  países americanos como Nicaragua, Bolivia, Venezuela, y en menor escala en Ecuador, y otros países, todas enfocadas a enfrentar al “imperialismo yanqui”.

El paragua ruso, chino e iraní, y la amplia ayuda militar política, y económica a la revolución posibilita en gran medida todo ese despliegue expansionista “antiimperialista” en Latinoamérica del Foro de Sao Paulo.

Hubo un momento de acercamiento con la llegada del gobierno de Joe Biden, frustrado por el incremento de la represión, y encarcelamiento de nuevos presos políticos este año 2021.

Los venezolanos-americanos, mayoritariamente aprueban la política de Biden, no tanto por su contenido, sino por unos posibles, y positivos resultados. Se ha demostrado que todo acercamiento a la revolución, debe ser bajo todo intento de reformarla, donde se aleje su esencia dictatorial, antidemocrática, y anti estadounidense.

Biden espera que su política hacia Venezuela logre influir en el régimen, y hacerlo caminar hacia la democracia. De lograrlo seria un gran triunfo de su política exterior. Sin embargo, el rechazo del estalinismo,  fue el que derrotó la política de acercamiento de Trump,  y esto jugo un papel importante en el voto de la Florida a favor de Trump en las elecciones de noviembre del 2020.

Pero incluso si hubiera ganado Trump, ya su equipo de campaña hubiera reconocido que la política de Trump, no había funcionado, y debería regresarse al endurecimiento.

El gobierno de Trump, como casi todos los gobiernos de EEUU, fue esencialmente pragmático. Hemos visto como se retiraron sus tropas de las zonas de conflicto, y negoció con rivales históricos como Rusia, Irán, Siria, o Corea del Norte, con resultados discutibles, pero donde predominó la negociación, y la fuerza militar,  fue usada en forma quirúrgica, y selectiva.

No fue Trump el responsable del distanciamiento, sino el gobierno venezolano. El actual Presidente de EEUU ha sido consecuente con los acontecimientos. De haber triunfado el acercamiento, con Trump, esa política podría haber tenido una lógica continuidad.

La revolución bolivariana está hoy en fase terminal, debido a la crisis económica. Muerto Chávez, el  heredero Maduro, y en otro camino, sin un liderazgo respetado, y capaz de mantener aglutinadas las tendencias, en esta crisis económica, donde se ven claras divisiones internas, con una correlación internacional de fuerzas cada vez menos favorable, y una oposición cada vez mayor, pero dispersa, luce con pocas opciones de subsistencia, si no empieza a realizar cambios concretos, al menos, en la errática  filosofía económica, y se abre sin tapujos al capital, privado, y asociado, nacional, y extranjero, alejado del mercado especulativo,  negro e ilegal.

La solución de fondo a este desastre, a la confrontación, y a la eliminación de las sanciones, está en el inicio de un proceso de democratización política, que implique, la  liberación de los presos políticos, establecimiento de los derechos sagrados de la libre expresión, asociación, elección, y de la sana actividad económica, e iniciar, la  instauración de un gobierno de transición que debe incluir opositores, capaz de garantizar con la ayuda de una seria supervisión internacional la convocatoria a una nueva elección presidencial democrática, que establezca un verdadero estado de derecho, con referendo para las leyes mas importantes, y elecciones libres, y democráticas.

[email protected] 

Punky punto donde llegamos

Temas relacionados