La opinión de Angelino

Opinión 31 de agosto de 2021 Por Angelino Santana CNP 22823
Si! Prefiero ser un iluso, un ingenuo, un soñador, porque no quiero dejar de creer que hay esperanza y que el pueblo, en este momento histórico, tome la desición lógica y correcta  y paso a paso, de abajo hacia arriba, hacer de Venezuela, no el país que era, sino uno mucho mejor, en donde los MISERABLES y su séquito de palangristas, sean tan solo, un triste y vergonzoso recuerdo. 
Angelino Santana

La opinión de Angelino

Hace algunos años atrás, en Venezuela, al que robaba, se le llamaba ladrón. Algún tiempo después, a alguien se le ocurrió la genial idea de, establecer una especie de categorización de los distintos niveles de esta ancestral costumbre de apropiarse de lo ajeno. Fue así como, por ejemplo, el que se robaba una gallina, conservaría el título de ladrón, sin embrago, aquellos que, igualmente robaban, pero cantidades mucho más elevadas que el precio de una gallina, entiéndase: presupuestos, nóminas, bueno, ya saben, lo de costumbre, se les comenzó a describir como "corruptos", una especie de eufemismo, para separarlos del vulgo, pues corrupto tenía más "caché". Fue así, como se le dejó de decir ladrones, a los ladrones...


La corrupción en Venezuela existe, desde Cristóbal Colón pa' cá, y es la causa de casi todos los males que padecemos. Al respecto creo que no hace falta explicar el por qué (me refiero a los daños que causa), pero, confieso que jamás imaginé, que llegarían al punto de quitarle de la boca, un vaso de leche a un niño, un plato de comida a un anciano, un café en la mañana a un hombre que debe salir a trabajar 8 y hasta 12 horas. 


Cuando se implementó la distribución de las bolsas y cajas CLAP, me alegré, y no por el hecho de una caja o bolsa de alimentos pre pagada en sí, porque también creo que lo ideal sería disfrutar de salarios dignos que nos permitan adquirir los mismos según nuestros gustos y preferencias, pero debemos considerar, que para ese momento, reinaba en acaparamiento, el sobre precio, la escasez, lo cual no permitía adquirir alimentos, aún teniendo dinero. 


La implementación de la caja y posteriormente la bolsa CLAP, parecía ser la respuesta lógica y acertada ante una situación realmente de emergencia. 


Nunca, nunca pasó por mi mente, que algo tan delicado como lo es la alimentación de un pueblo en situación de hambruna, pudiese terminar siendo un negocio millonario, para unos seres a los cuales no habría que crear una nueva categoría, pues en la de humanos, no caben...


El idioma "venezolano", tiene unas particularidades que lo hacen único. Es tan así, que una mentada de madre, puede tener, infinidad de significados, desde un insulto hasta una muestra de amor. Pero otro ejemplo es la palabra "miserable", la cual, se usa más comúnmente, desde el punto de vista de la miseria espiritual, que de la económica. Ésta palabra, a diferencia de lo que sucede con la mentada de madre, no tiene un lado jocoso, amoroso, o de cualquier otro tipo que no sea, el desprecio, la repulsión y hasta el asco. No hay manera de pronunciarla con una sonrisa...


Los que de una y mil maneras, desde la No Entrega, hasta la sustracción de productos, incrementos en el precio, chantaje con las mismas, repito: dejando sin leche a un niño, sin cena a un adulto mayor, una mujer embarazada, no pueden ser considerados ladrones, mucho menos corruptos, eso sería un nuevo eufemismo, el término adecuado y merecido de esta especie inclasificable es: MISERABLES...
Esta despreciable especie, actúa con total impunidad y hasta descaro. ¿Como es eso posible? Pues sencillo; la complicidad, el silencio...


La indignación que me produce tan vil acto, me llevó a iniciar una serie de muy fuertes denuncias, a través de los dos programas de opinión que produzco en dos diferentes emisoras, con la certeza de que provocaría, por un lado, un eco inmediato en las voces de otros productores radiales, colegas comunicadores, y por el otro, acciones inmediatas por parte de las instituciones que le compete, como Contraloría del Estado, fiscalía o Cley. Pero nada sucedió, no hubo investigación alguna, y lo peor, silencio total de medios y comunicadores al respecto. Esto último me causó mucha decepción y tristeza, porque si alguien conoce está realidad, son los periodistas, y es triste y causa pena ajena, el nivel de sumisión al que han llegado muchos colegas..

 
El hecho es que ante esta actitud cómplice y cobarde, me tocó acudir ante el Cley, específicamente ante la Comisión Anti Corrupción recién creada, para solicitar un derecho de palabra, y denunciar lo que ellos ya saben de sobra: Las mil y una irregularidades en torno a la composición, distribución, precio y regularidad de las bolsas CLAP. Eso fue el día 21 de mayo del año en curso, y hasta la fecha, ni derecho de palabra, ni investigación, ni un sipote (dijera un amigo mío). 


Lo que está sucediendo con las bolsas CLAP, entrega de perniles, juguetes, etc por parte de quienes les compete, es inmoral, vergonzoso, descarado y cruel.

 
Ustedes imaginan que sucedería si se hiciese una investigación profunda y trasparente sobre estas irregularidades? ¿Cuantas cabezas rodarían, desde alcaldes y concejales hasta voceros de calle?...
Se acercan las elecciones, y aunque debería parecer mentira, LOS MISERABLES,  aspiran ser electos y re electos por ese pueblo al que le quitan el bocado de la boca, pero peor aún, todo un rebaño de adulantes con micrófono y/o Redes sociales, que no bastandole con su silencio cobarde, ahora incluso exaltan a estos fatídicos personajes, en espera de algunas migajas. Que triste...


Mientras tanto, cualquiera que intente cambiar las cosas y combatir la corrupción, ofreciendo su nombre y su esfuerzo en la campaña electoral, en lugar de ser aupados, animados, promocionados y apoyados, son tildados de ingenuos, locos, ilusos y sin chance alguno de lograr la victoria, por quienes unos meses atrás clamaban por nuevos liderazgos, nuevas ideas y solvencia moral... ¿Doble discurso?, maletín?, 4 ruedas? o una simple bolsa que le tocaba a otro?


Los MISERABLES tienen poder, obtenido con el hambre del pueblo que pretenden que los vuelva a elegir. Ellos se sienten seguros, unos, por tener el el dinero (del pueblo, por cierto), y los otros, porque su negocio es perder. Son tan solo fichas. Sin embargo, parecen olvidar que el 80% de los electores, le dijo a ambos: NO, mediante la abstención, y ¿acaso ha habido algún tipo de rectificación, tanto del gobierno como de la oposición?, Pues no, sino por el contrario, han empeorado. Siendo así, ¿Por que habrían de votar por ellos? 


Los MISERABLES cuentan con la abstención de los electores, pues así obtendrían otra vez el triunfo, amparados por esa minoría controlada de votos comprados, y el rebaño de des comunicadores que los exaltan sin vergüenza alguna, pero, ¿Que sucedería si tan siquiera un 20% del pueblo que decidió abstenerse el 6d, decidiera salir a votar por caras, proyectos e ideas distintas a los MISERABLES?, Pues que los aplastarían!


Si! Prefiero ser un iluso, un ingenuo, un soñador, porque no quiero dejar de creer que hay esperanza y que el pueblo, en este momento histórico, tome la desición lógica y correcta  y paso a paso, de abajo hacia arriba, hacer de Venezuela, no el país que era, sino uno mucho mejor, en donde los MISERABLES y su séquito de palangristas, sean tan solo, un triste y vergonzoso recuerdo. 


Queda aquí pues, nuevamente mi denuncia sobre las irregularidades en la distribución de alimentos, eso sí, con muy poca esperanza de que se realice investigación alguna, porque parece que ese "negocio" salpica a más gente de lo que yo me imaginaba...


Angelino Santana

Angelino Santana - Periodista CNP 22823

Temas relacionados

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email

PRECIO DE LAS DIVISAS
Pago con dolares

Te puede interesar