Sira Pastora de López

Opinión 30 de septiembre de 2021 Por Nelson Rojas Gutiérrez
Me cuentan que, cuando Sira aborda el Ascensor del Edificio del Seguro Social en Caracas, ante sus reclamos blindados de verdad; la indolencia y la burocracia se tambalean. Gente como ella es la que necesitamos para cambiar.

PENSAR, DECIR Y HACER

 Nelson Rojas - [email protected]

“La fuerza es la moral de la gente que se distingue de lo común”.  Ludwig Van Beethoven

Rosadas

Honor a quien honor merece. Nuestra  profesora insigne, Sira Pastora de López. Dios la bendiga y le provea salud. Es una mujer excepcional, de altos valores y principios. Orientadora del deber social y el deber ser.  Artífice del bien común. Ella vive para ser, para servir y nunca para ser servida.

Su lucha por la justicia social la catapulta a estrados de grandeza. Predica con el ejemplo y se constituye en patrimonio viviente de Yaracuy, y de su San Felipe querido. 

Su palabra y sus acciones diligentes, en función de los pensionados, son todo un apostolado; habla haciendo y nunca promete lo que no es cierto de cumplir. Es una de las pocas personas públicas y notables de nuestro Estado Yaracuy,  insertada en el círculo de credibilidad.

Su gran obra social sostenible, eficaz, con  resultados, ha sido y es, la atención a los Adultos Mayores. Me inspira escribir sobre ella, su gran talante de lideresa social y política, siempre presta y dispuesta con su actitud propositiva a servirle a la gente sin discriminación alguna.

Su honorabilidad, probidad y humildad,  es ejemplo a seguir. La profesora Sira Pastora fue Concejal del Municipio San Felipe, representando a su partido Acción Democrática,  Secretaria de Educación de la Gobernación del Estado Yaracuy, integrante del famoso CEN de AD, ha incursionado en muchos eventos, ha sido la voz de quienes no tienen voz.

La escuchamos en su programa radial sabatino, dedicado a los Adultos Mayores  que se transmite a través de Radio Yaracuy 1090. La escuchamos, con su encendida voz, clara y contundente, interactuando con los radioescuchas, orientando e informando acerca de los problemas que hoy sufren las personas de la tercera edad.

En sus fructíferos años, Sira Pastora da al traste con la opinión de los psicólogos clínicos y terapeutas, que afirman que a los 30 años se inicia un declive de las capacidades intelectuales las cuales se aceleran  con la vejez. Que se va perdiendo la disposición para resolver problemas, que el lenguaje y la expresión suelen ser atrofiados. Pues, con Sira Pastora esto no ocurre, basta con verla y escucharla.

 Està en pleno apogeo de sus facultades mentales; aplica el acróstico de A.I.D.A: Atención, Interés, Deseo y Acción, con su encomiable misión de ayudar al gran contingente de adultos mayores en situación de vulnerabilidad, que necesitan una mano amiga. Siempre con la verdad, contundencia y aplomo denunciando la indolencia y las fallas del Sistema de Seguridad Social, es decir,  la violación  a la Ley Orgánica del Adulto Mayor, enmarcada en el Artículo 80 Constitucional. 

Me cuentan que, cuando Sira aborda el Ascensor del Edificio del Seguro Social en Caracas, ante sus reclamos blindados de verdad; la indolencia y la burocracia se tambalean. Gente como ella es la que necesitamos para cambiar. Ojo avizor. 

Punky punto donde llegamos

Temas relacionados