Catania

¿La vacuna israelí contra el COVID podrá poner fin a la pandemia?

Ciencia/Tecnología 15 de noviembre de 2021 Por Redacción Alfayaracuy
La vacuna israelí contra el COVID-19 podría cambiar las reglas del juego para Israel y el resto del mundo.

Vacuna-israeli-contra-el-COVID-350x250

(Jerusalem-15-11-21).- “Hay una innovación asociada a la vacuna israelí que potencialmente aborda este terrible virus mejor que otras tecnologías”, dijo el Dr. Jonathan Javitt, director general de NeuroRx, la empresa farmacéutica estadounidense a la que se le concedieron los derechos exclusivos de desarrollo, fabricación y comercialización a nivel mundial de la vacuna israelí contra el BriLife durante el verano.

La vacuna candidata fue desarrollada originalmente por el Instituto Israelí de Investigación Biológica (IIBR), que opera bajo los auspicios de la Oficina del Primer Ministro y trabaja en estrecha colaboración con el Ministerio de Defensa.

Las capacidades estratégicas y técnicas del instituto están envueltas en el secreto, pero esta semana, The Jerusalem Post tuvo acceso a nuevos datos que muestran que BriLife podría ser más eficaz contra las mutaciones y conferir una inmunidad duradera.

 
Además, los datos preliminares tomados hace un mes como parte del ensayo de fase II de BriLife en Israel mostraron que sólo uno de los 200 pacientes que pudieron ser evaluados en ese momento había contraído el virus.

El profesor Yossi Caraco, director de la unidad de investigación clínica de Hadassah, que actuó como investigador principal nacional del ensayo, dijo que estos datos debían considerarse con “precaución”, pero que también eran “prometedores” e incluso “alentadores”.

La vacuna BriLife se basa en una plataforma utilizada por el gigante farmacéutico Merck & Co. para su vacuna contra el ébola, lo que significa que es una plataforma validada en todo el mundo desde hace varios años y que ha demostrado ser segura y eficaz.

 
“Optamos por un enfoque que es, por un lado, moderno y, por otro, más conservador y menos audaz que el que eligieron los otros fabricantes de vacunas”, dijo el padre de la vacuna israelí contra el coronavirus BriLife, el profesor Shmuel Shapira.

BRILIFE es una vacuna basada en un vector. La vacuna toma el virus de la estomatitis vesicular (VSV) y lo modifica genéticamente para que exprese la proteína de la espiga del nuevo coronavirus en su envoltura.

Una vez inyectada, no causa la enfermedad por sí misma. En cambio, el organismo reconoce la proteína de espiga que se expresa en la envoltura y comienza a desarrollar una respuesta inmunológica. Además, a diferencia de otras vacunas, ésta se une a la célula exacta del pulmón a la que se dirige el nuevo coronavirus.

“Es como recibir un virus como el coronavirus sin contraer la enfermedad”, explicó Caraco. “Entonces, si por casualidad te expones al coronavirus real, la respuesta inmunológica que se desencadenó con la vacuna evitará la infección”.

La mayoría de las vacunas estándar, como la del sarampión, exponen al sistema inmunitario a una versión debilitada del antígeno, que le enseña a reconocer y eliminar la enfermedad.

Las nuevas vacunas de ARNm, en cambio, utilizan una secuencia de material genético de ARN producido en un laboratorio que, cuando se inyecta, entra en las células y desencadena la producción de los componentes virales que posteriormente entrenan al sistema inmunitario para combatir el virus.

Dado que la vacuna BriLife presenta al sistema inmunitario una versión algo más completa de la proteína de la espiga, esto puede dar al sistema inmunitario la oportunidad de ver más objetivos en la proteína de la espiga y, por tanto, dirigirse a más cosas en el virus, lo que hace que sea más eficaz contra las variantes.

Las pruebas de anticuerpos neutralizantes realizadas recientemente en el laboratorio del IIBR mostraron que los anticuerpos de la vacuna mantienen su capacidad de neutralización contra las cuatro variantes principales de interés: Alfa, Beta, Gamma y Delta.

En esta investigación, sometida a revisión por pares en la revista The New England Journal of Medicine, los investigadores del IIBR afirman haber demostrado por primera vez la eficacia de la vacuna BriLife, que indujo una respuesta de neutralización en el suero de algunas de las personas vacunadas con ella durante el ensayo clínico de fase II realizado en Israel cuando se enfrentó a todas estas variantes. Los investigadores dijeron que esto puede atribuirse a las características genéticas únicas de la vacuna.

BriLife “es una vacuna autopropagada de virus vivos en la que la proteína de la espiga de la vacuna parece evolucionar de forma coherente con la evolución del virus del SARS-CoV-2 en la naturaleza”, explicó NRx en un comunicado de prensa.

“Así, mientras que pueden surgir variantes que apoyen el enriquecimiento manual de la vacuna contra esas variantes específicas, la propia vacuna puede seguir evolucionando de manera que proporcione una protección continua contra las variantes”.

Un pequeño conjunto de datos separado, publicado en agosto a través de los medios de comunicación israelíes, mostró que, en contraste con la vacuna de Pfizer, que disminuye después de cuatro a seis meses, cuando se administra una dosis suficientemente alta de BriLife, ésta proporciona una protección a más largo plazo.

El informe decía que unas 230 personas que habían recibido la dosis más alta de la vacuna israelí fueron notificadas de que no necesitaban un refuerzo.

En aquel momento, una fuente estrechamente implicada en el ensayo israelí confirmó que, de hecho, se había dicho a estos participantes que no era necesario que se apresuraran a recibir un refuerzo, aunque se recomendó que, si habían pasado más de seis meses desde la inoculación, lo consideraran como medida de precaución.

Por último, la vacuna BriLife puede unirse a los receptores ACE2 que también expresan las células de los pulmones o la nariz, las mismas células a las que se une la vacuna real de la proteína COVID.

“Creemos que esta vacuna puede crear un nivel de inmunidad tisular o de las mucosas, además de proporcionar una inmunidad normal de anticuerpos, una inmunidad circulante normal”, dijo Javitt.

Para los países en vías de desarrollo que tienen dificultades para vacunar a su población, BriLife también podría ser transformadora.

La vacuna no necesita almacenarse a temperaturas bajo cero como las vacunas de ARNm. Y, suponiendo que pueda gestionarse de forma similar a la vacuna contra el ébola de Merck, su vida útil también será más larga.

Las vacunas contra el ébola no caducan hasta dentro de tres años y pueden descongelarse y almacenarse durante dos semanas a unos dos a ocho grados. Las vacunas de Pfizer, en cambio, tienen una vida útil de unos seis meses y, una vez descongeladas, duran sólo cinco días antes de tener que tirarlas.

La Organización Mundial de la Salud no ha dejado de insistir en que “hasta que todo el mundo esté a salvo, nadie estará a salvo”, lo que significa que vacunar a los habitantes de los países más pobres es esencial para controlar la pandemia.

También se plantea la cuestión de cuántas vacunas de refuerzo de ARNm puede recibir la gente.

Algunos profesionales de la medicina han declarado al Post que existe cierta preocupación por los posibles efectos secundarios de la tercera inyección.

Shapira dijo en una conversación con Yediot Aharonot que sabe por “mi círculo cercano y las conversaciones” que ha tenido con los médicos que hay efectos secundarios “significativos” que podrían estar asociados con la vacuna.

“No creo que se hayan ocultado a propósito, pero creo que profundizar en la posibilidad de los efectos secundarios era menos conveniente” cuando se lleva a cabo una campaña de vacunación masiva, dijo al Post. “No creo que nadie se esforzara lo suficiente en buscar efectos secundarios…. Un año es un experimento muy corto”.

Otro médico dijo: “No tenemos antecedentes con las vacunas de ARNm y, en algún momento, recibir inyecciones cada seis meses podría ser un problema, así que sería bueno tener la opción de otra vacuna”.

Caraco señaló que los primeros informes muestran que la incidencia de los efectos secundarios es mucho menor en el caso de BriLife en comparación con Pfizer y Moderna, y que estos efectos secundarios son menos graves.

Entonces, ¿por qué Israel no tiene todavía esta vacuna?

En agosto de 2020, Shapira apareció en Zoom con el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu y le dijo a él y al público: “Hace seis meses, usted nos envió para traer una vacuna y anticuerpos al Estado de Israel. Hemos llevado a cabo la misión, y la estamos llevando a cabo de la mejor manera posible. Tenemos una vacuna excelente. Este es el primer frasco de la vacuna; desde el jueves pasado, tenemos una vacuna”.

Pero a los tres meses, Shapira estaba en la Knesset quejándose del “exceso de regulación” que impedía que el IIBR avanzara.

Según Shapira, los 80 científicos que trabajan en la vacuna no recibieron el apoyo que necesitaban. A veces se enfrentaban a obstáculos no científicos y burocráticos por parte de políticos y otros. Los organismos reguladores trabajaban con lentitud. Las reuniones eran poco frecuentes y a menudo se retrasaban, y la toma de decisiones tardaba demasiado.

Además, el gobierno sólo invirtió 176 millones de NIS en el proyecto, en comparación con los 3.000 millones de presupuesto de otras empresas que trabajaban en una vacuna contra el COVID.

Otros dijeron que el Ministerio de Sanidad no tenía la culpa.

Lo más probable es que la razón del retraso fuera que Netanyahu llegó a un acuerdo con Pfizer para asegurarse millones de dosis de la vacuna de la empresa a cambio de los datos del país sobre el despliegue de la vacuna. Los detalles de este acuerdo permanecen envueltos en el secreto, pero lo que se sabe es que en diciembre de 2020, la valiente campaña de vacunación contra el ARNm del país había comenzado, y no ha terminado realmente desde entonces.

Durante el verano, el ministro de Defensa concedió a NRx los derechos exclusivos de desarrollo, fabricación y comercialización de BriLife en todo el mundo para ayudar a acelerar la vacuna de una vez por todas.

Se espera que la empresa inicie en diciembre un estudio de registro de fase II/III en Georgia e Israel para comparar BriLife con una vacuna ya autorizada. Si funciona, sólo debería llevar un poco de tiempo obtener al menos la aprobación de uso de emergencia, dijo Javitt.

Se espera que una parte de los 700.000 adultos israelíes no vacunados que reúnen los requisitos necesarios participen en este ensayo de fase II/III, lo que acercará a Israel a la inmunidad de rebaño.

Además, si la vacuna tiene éxito, parte del acuerdo con NRx es que la empresa suministrará a Israel tantas vacunas como necesite a perpetuidad, lo que aseguraría al país en caso de otra oleada de COVID o incluso potencialmente otra pandemia similar.

Además, aunque NRx no cuenta con una planta de fabricación en Israel, se han mantenido múltiples conversaciones sobre la posibilidad de que Israel establezca una planta específica para la vacuna BriLife, lo que haría que el país fuera independiente en materia de vacunas.

Dado que se espera que la COVID-19 dure al menos un año más y que los científicos han pronosticado que otra pandemia volverá a golpear dentro de nuestra vida, el desarrollo y la fabricación por parte de Israel de su propia vacuna parece ser una cuestión de suma importancia.

Puede que la vacuna BriLife no sea la primera vacuna contra el COVID del mundo, pero podría ser la inyección innovadora necesaria para acabar con esta pandemia.

Por supuesto, sólo el tiempo lo dirá.

.

israelnoticias.com

Redacción Alfayaracuy

SOMOS UNA CASA PEQUEÑA CON VENTANAS ABIERTAS PARA UN MUNDO GRANDE

Funeraria Jardines de San Felipe

Noticias Relacionadas