Elda Cantu: Musica maestro

Cultura 16 de noviembre de 2021 Por Elda Cantu - The New York Times
Musica

Nos hace falta la música: el éxtasis de bailar en una discoteca, el embeleso de escuchar a un coro en una iglesia antigua, la comunión colectiva de acudir a un concierto multitudinario.


Ahora, que las restricciones pandémicas disminuyen y hay más personas vacunadas, la música recupera su carácter comunitario, eso que algunos llaman efervescencia colectiva y que Adam Grant describía en una columna reciente:


Es sentirnos en sintonía cuando bailamos junto con desconocidos en una pista de baile, cuando los colegas de trabajo llevan a cabo una lluvia de ideas, cuando los primos están en un servicio religioso o cuando los compañeros de equipo están en el campo de juego. Y durante esta pandemia, este sentimiento ha brillado por su ausencia en nuestra vida.


La impaciencia por volver a experimentarla no siempre tiene un final feliz. Hace un par de semanas, en Houston, durante el concierto del rapero Travis Scott, el entusiasmo se salió de control y dejó un saldo de diez personas fallecidas, incluidos menores de edad. Una crónica del concierto recoge los testimonios de algunos asistentes y del personal de emergencias, incluido el de una persona que dijo que el jefe de la policía de Houston visitó al cantante antes de la actuación y “le transmitió su preocupación por la energía de la multitud”.


La música tiene esa capacidad de reunir a las personas con consecuencias impredecibles.

Por ejemplo, cuando pedimos que nuestros suscriptores participaran en una nota sobre Abba nos enteramos de que, gracias a que su madre le compró por error un disco de la banda en inglés, una seguidora en Colombia encontró su vocación de profesora de idiomas. Alguien más, desde Córdoba, Argentina, nos contó que en su niñez veía bailar a su tía con sus amigos en una pradera de sauces. También supimos que “Chiquitita” ha sido entrañable para muchas personas en bodas y rupturas amorosas. De hecho, para una suscriptora en California que lloraba al escuchar el tema, fue por esa canción que su padre la abrazó por única vez en su vida.

--

Por Elda Cantú - Senior News Editor, Latin America - The New York Times


 

Temas Relacionados