Gobierno cubano impide protesta, pero gestión del disenso sigue pendiente

Mundo 19 de noviembre de 2021 Por Luis Brizuela - IPS
“Los problemas urgentes hacia lo interno… se centran en la distribución de productos de primera necesidad en pesos cubanos, que además de insuficiente, es desorganizada y con una evidente falta de transparencia que propicia la corrupción”
Cuba
Algunos transeúntes caminaban al atardecer del 15 de noviembre por el Paseo del Prado, donde debía haber comenzado horas antes la abortada Marcha Cívica por el Cambio en la capital de Cuba. La protesta opositora fue declarada ilícita por el gobierno y la Fiscalía y se tomaron diferentes medidas para impedir su realización, incluida una gran presencia policial en las calles. Foto: Jorge Luis Baños / IPS

LA HABANA – El gobierno evitó que cuajaran las marchas opositoras convocadas para el lunes 15 en varias ciudades de Cuba, aunque sus factores detonantes persisten y entrañan desafíos y déficits para la institucionalidad en cuanto a la gestión de conflictos internos.

El mismo lunes, el país insular reabrió sus fronteras y con ellas la posibilidad de reactivar el estratégico sector del turismo, golpeado por las sanciones estadounidenses y la covid-19, y se completó el reinicio escalonado de las clases presenciales en todos los niveles de enseñanza, con la incorporación de 700 000 alumnos de la educación primaria.

IPS apreció calma en un recorrido la tarde del lunes por zonas de La Habana, incluido el emblemático Paseo del Prado, desde donde debía partir la manifestación en la capital.

También corroboró un incremento importante de la presencia de uniformados en las principales arterias viales, al igual que agentes vestidos de civil apostados en parques y otros espacios.

“Allá los que crearon fuera de Cuba otras expectativas que no se cumplieron. Se quedaron vestidos para aquella fiesta… El guion no ha sido bueno, y la puesta en escena ha sido peor”, valoró el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, en una alocución desde la cancillería.

El jefe de la diplomacia cubana insistió en sus denuncias sobre el apoyo de la administración del presidente estadounidense Joe Biden a manifestaciones callejeras y las apelaciones de sus funcionarios y voceros para que la gente de este país “haga lo que no quiere hacer”.

 Seguir leyendo

Temas Relacionados